Agente especial (1955)

agente especial

Agente especial (1955) de Joseph H. Lewis es un thriller dramático de cine negro y serie B imprescindible en sus géneros. Dirigida con un ritmo ligero y al más puro estilo de cine noir, es una obra repleta de intriga y suspense al mostrar una historia de mafias y policías muy personal y de gran calidad cinematográfica, y más aún, teniendo en cuenta que es cine de bajo presupuesto con actores que por aquel entonces no eran muy conocidos pero que después de un modo u otro brillaron con luz propia en películas posteriores y de éxito. Realizada de modo implacable tiene un resultado irresistible en el género que gusta descubrir.

La fotografía en blanco y negro hace gran uso de los claroscuros en un sombrío trabajo característico de este tipo de cine en una estéticamente recóndita labor visual. La música es variada en una tarea repleta de melodías que acompañan el film en los momentos oportunos, pasando de sonidos estimulantes a intrigantes y de emotivos a profundos en un trabajo sensacional. Los planos y movimientos de cámara completan un estupendo trabajo técnico mediante el uso de los generales, seguimiento, primeros planos, avanti, detalles, cámara en mano y reconocimiento que sacan lo mejor de la trama.

Las actuaciones son auténticas y contundentes. Como protagonistas Cornel Wilde está remarcable en una labor con integridad y Richard Conte está señalado en su acostumbrado papel de mafioso, siendo destacables las labores de Brian Donlevy, Jean Wallace, Robert Middleton y Lee Van Cleef entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios elegantes e impolutos típicos del género y cine clásico sobre mafiosos que, junto con los decorados oportunos, te transportan eficazmente a la época y lugar en cuestión.

El guion, escrito por Philip Yordan, es algo envesado al estilo característico del género en una interesante historia que absorbe al público con mucho atractivo y que, entre otras cosas, turba al espectador por tener una trama incitadora que hace sentir la continua amenaza que padece el protagonista, dando además gran intriga y penetrando en su visionado por ser dura y fría en un argumento que plasma la diferencia entre el cine negro y el resto. Esto se lleva a cabo con una narrativa insidiosa y equilibrada que es alusiva a los peligrosos personajes en una intachable tarea.

En definitiva, la considero una obra indeleble y necesaria en el cine negro y en los thrillers dramáticos de los años 50, que además cuenta con el aliciente de ser una cinta de bajo presupuesto e incluso con ello tiene un resultado admirable que cautivará a los amantes del género. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios y narrativa que vuelven a Agente especial, un film de serie B esencial en el cine negro para cualquier cinéfilo clásico con ganas de descubrir películas destacables y bastante desconocidas para el gran público.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Agente especial (1955), 9.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *