Amores Perros (2000)

                                             amores perros

Amores Perros (2000) de Alejandro González Iñárritu es un drama de historias cruzadas que narra tres tramas muy distintas entre sí, pero que tienen entre ellas un nexo de unión. Dirigida con un ritmo alterno que es rápido en la acción y paulatino en el resto, es una obra con varias historias diferentes que absorben al público y lo mantienen eficazmente expectante durante todo el film con una trama provocadora y profunda que se toma su tiempo pero que no se hace pesada en absoluto, concluyendo uno de los mejores films y más destacables de un director que se centra siempre en hacer un cine con sello y personalidad propia que deja enormes vibraciones tras su visionado.

La fotografía es impactante y llamativa en gran parte del film, mostrando imágenes violentas desde muchos puntos de vista en una labor notable y bien trabajada en detalles, logrando un evocador trabajo que es portentoso en resultado. La música es rítmica y estimulante al exponer sonidos alusivos y alentadores en sus variadas canciones que llenan de intensidad y amenaza un film arrollador. Los planos y movimientos de cámara consuman una sobresaliente labor técnica a través del uso de la cámara en mano y el seguimiento continuo que añade dramatismo al film y los primeros y primerísimos planos, detalles, steadycam y subjetivos que exprimen lo mejor tanto de las interpretaciones como de la acción.

Las actuaciones son auténticas y admirables. Como protagonistas Emilio Echevarría está señalado en su labor, Gael García Bernal está remarcable en su tarea y Goya Toledo está profunda y con calado psicológico, siendo notables los acompañamientos de Álvaro Guerrero, Vanessa Bauche, Jorge Salinas, Marco Pérez y Rodrigo Murray entre muchos otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones humildes y carentes por un lado y elegantes por otro en una correcta tarea que junto con los decorados te transportan in situ.

El guion, escrito por Guillermo Arriaga, está dividido en varias historias que no tienen ninguna que ver con la otra aunque siempre tienen alguna conexión, absorbiendo al espectador y cautivando con mucho oficio y estilo cinematográfico al público en general gracias a la narrativa y el montaje del director, que obtuvo tanto éxito que fue lanzado al estrellato con un film incitador que no dejará a nadie indiferente. Esto se lleva a cabo con una narrativa sugestiva del lugar, que es expresiva y sombría según el personaje, mostrando también desesperanza e irascibilidad en una profunda y acertada labor. Cabe destacar también, el montaje original en el enlace de sus varias historias que deja clara la calidad artística de su director, montando un puzle sensacional y muy completo que va por episodios y enlaza los finales con los principios para deleite del cinéfilo más exigente.

Concluyendo, lo considero un film soberbio y deslumbrante de un director con un estilo muy definido y reconocible que cautivará a todos los públicos por sus historias provocadoras y su gran calidad cinematográfica en lo que ofrece. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, caracterizaciones y narrativa que vuelven a Amores Perros, un film extraordinario y profundo que deja huella tras su visionado y que habla a voces del director por tener muchos de sus detalles habituales de su cine practicado en la década de 2000.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Amores Perros (2000), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *