Ascensor para el cadalso (1957)

                                             ascensor para el cadalso

Ascensor para el cadalso (1957) de Louis Malle es un thriller de drama y cine negro basado en la conspiración que cometen unos amantes para matar al marido de ella que además es el jefe del protagonista, y una vez lo realiza, todo sale de manera inesperada. Dirigida con un ritmo vigoroso pero con un estilo asfixiante y turbador típico del mejor cine negro, es una magnífica obra en sus géneros que consigue absorber y penetrar hasta en el público más exigente, ya que tanto sus técnicas cinematográficas como su trama es de lo más formidable y mantiene en suspense e intrigado al espectador, al cual le resulta muy difícil dejar de ver lo que sin duda es una de las mejores películas europeas de cine negro.

La fotografía en blanco y negro es elegantes y está bien cuidada en detalles, haciendo gran uso de los claroscuros en lo que sin duda es una labor inspiradora y soberbia, dando en ocasiones algo de claustrofobia. La música es sensual y provocadora en gran parte del film, añadiendo intriga y sonidos insidiosos que estimulan y turban al público en una estupenda labor que es de lo mejor del film. Los planos y movimientos de cámara consuman una notable tarea técnica a través del uso del avanti, retroceso, primeros y primerísimos planos, generales, reconocimiento, cámara en mano, seguimiento, detalles y subjetivos que exprimen lo mejor tanto de la historia como de las interpretaciones.

Las actuaciones son profundas y remarcables del primero al último. Como protagonistas Jeanne Moreau está convincente en un papel de mujer reservada y Maurice Ronet trabaja con oscuridad psicológica en otro gran papel, siendo decisivos los acompañamientos de Georges Poujouly, Lino Ventura, Yori Bertin, Elga Andersen e Ivan Petrovich. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones elegantes y formales en una distinguida labor que es también variada según el personaje en una buena tarea que junto con los decorados y los exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por el director junto con Roger Nimier y basado en la novela de Noël Calef, es enrevesado y algo rebuscado pero desde luego cautivador al exponer una historia en la que varias casualidades se dan la mano para afectar de un modo u otro al protagonista, manteniendo al público expectante todo el rato por su gran calidad técnica, narrativa e interpretativa que deja enormes sensaciones tras su visionado a toda clase de cinéfilos. Esto se lleva a cabo con una narrativa profunda e insidiosa que llena de ciertos enigmas el film, siempre con tono clásico y sugerente, usando además en ocasiones la voz en off para mostrar los pensamientos e inquietudes de los protagonistas. Cabe señalar también, el montaje lineal y seguido que marca buen ritmo en el film y resume bien la historia sin hacerse pesado en absoluto.

En definitiva, la considero una gran obra de intriga y cine negro que mantiene al público atento todo el film tanto por su desarrollo como por su intrigante desenlace, logrando uno de los mejores títulos de este género ya que todo lo que se hace en ella se hace de forma muy profesional para cautivar hasta al espectador más exigente. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara y narrativa que hacen de Ascensor para el cadalso, un film inesperadamente espléndido y digno de mención.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Ascensor para el cadalso (1957), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *