Ben-Hur (1959)

Ben-hur

Ben-Hur (1959) de William Wyler es un drama de aventuras y cine épico basado en un personaje ficticio en la época de Jesucristo. Dirigida con un ritmo majestuoso y con un estilo cinematográfico extraordinario que supone el culmen de las películas bíblicas y de las obras de su director, es una cinta que cautiva a todos en su visionado por su magnificencia, sus interpretaciones y emotiva historia por su trasfondo histórico y bíblico, que además tiene el honor de ser la primera película en alcanzar los 11 oscars. Realizada de manera sorprendente tiene un resultado sobresaliente y único que es de visión obligada por todos los públicos, en especial en las épocas de semana santa o navidad .  

La fotografía es espectacular y está cuidada hasta el más mínimo detalle, transportando con esplendor al público al momento y lugar en una tarea digna de admiración. La música es sublime y acompaña la acción en los momentos oportunos, añadiendo emotividad y grandeza en cada escena según es requerida, con algunos sonidos enardecedores en los momentos de acción que estimulan al público. Los planos y movimientos de cámara concluyen un deslumbrante trabajo técnico inaudito para la época a través del uso del seguimiento, reconocimiento, panorámicos, primeros planos, detalles, travellings y plano-contraplanos que sacan lo mejor de la historia y las interpretaciones. Cabe destacar también, unos efectos sorprendentes para el momento que no dejarán a nadie indiferente.

Las actuaciones son lustrosas y repletas de personalidad. Como protagonistas Charlton Heston está inconmensurable en una de sus mejores interpretaciones, Stephen Boyd está lustroso en un personaje indeseable y vengativo y Jack Hawkins muy certero en su papel, siendo notables los acompañamientos de Haya Harareet, Hugh Griffith, Martha Scott, Cathy O´Donnell, Sam Jaffe y Frank Thring entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos que no dejan nada al azar, al igual que los decorados que son muy oportunos según el lugar donde se desarrolle la acción.

El guión, escrito por Karl Tunberg y basado en la novela de Lewis Wallace, introduce con acierto un personaje ficticio en la época de Jesucristo, siendo por tanto algo inspirador que engancha al público en sus casi 4 horas de duración, ya que está repleta de emotividad y momentos apasionantes que incluso con el paso de los años, sigue siendo considerado un film portentoso y único. Esto se lleva a cabo con una narrativa antigua y clásica que con tono educado te transporta al momento y lugar en cuestión, variando de correcta y emotiva a insidiosa y vengativa en el transcurso del film. Cabe destacar el montaje que es insuperable y que hace que sus 211 minutos de duración, pasen en un santiamén por las distintas hazañas contadas.

En definitiva, considero esta obra esencial e imperecedera en la historia del séptimo arte, con 11 oscars que dejan clara su extraordinaria calidad cinematográfica y cuyo resultado catapultó al director al estrellato de los cineastas más reconocidos y respetados en el séptimo arte, ya que sin lugar a dudas, logró realizar una película por la que no pasa el tiempo en absoluto. Muy recomendable por su dirección, guion, interpretaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que hacen de Ben-Hur, una película emocionante y de visión obligada para todos los públicos, no solo porque es una de las pocas en conseguir 11 estatuillas, sino por ser una superproducción digna de elogio que deja gran sensación tras su visionado.

 PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 10 SOBRE 10

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (6 votes cast)
Ben-Hur (1959), 9.7 out of 10 based on 6 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *