Bitelchús (1988)

                                          bitelchús

Bitelchús (1988) de Tim Burton es una comedia fantástica de terror y una película de culto basado en un joven matrimonio que muere en un accidente de coche y se quedan atrapados en su casa, contratando entonces los servicios de Bitelchús que es un bio-exorcista para echar a los extravagantes inquilinos que se han instalado en su casa. Dirigida con un ritmo trepidante y con un estilo que mezcla la diversión con lo paranormal, es una obra singular típica del mejor Burton que sin duda es uno de sus film más recordables, ya que su humor, efectos, música y enorme interpretación de Keaton, quedaron para la posteridad, concluyendo uno de esos atractivos films que no puedes dejar de ver cuando lo están echando por la tele.

La fotografía es lumínica y tiene gran colorido en una labor de lo más llamativa que también usa en ocasiones el stop-motion, concluyendo un trabajo tan fantástico como tétrico que está repleto de matices fascinantes. La música del gran Danny Elfman es estimulante en sus sonidos atrayentes con partes tan variadas que encantan e hipnotizan por un lado y dan espectáculo por otro, logrando acompañar magistralmente el film según es requerido por la acción. Los planos y movimientos de cámara consuman una tarea bien trabajada a través del uso de los planos americanos, grúas, subjetivos, primera persona, primeros planos, seguimiento, reconocimiento, avanti y retroceso que dan dinamismo a la historia. Cabe destacar también, los efectos visuales competentes y jocosos que entretienen e incluso asombran por estar dotados de gran imaginación.

Las actuaciones son auténticas e inigualables. Como protagonista absoluto del film Michael Keaton está deslumbrante y genuino en uno de sus mejores papeles, siendo remarcables y también divertidos los acompañamientos de Alec Baldwin, Geena Davis, Winona Ryder y Sylvia Sidney entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones sorprendentes que asombran por lograr un trabajo sobresaliente que es de lo más hilarante y mantiene todo el rato al público con la boca abierta.

El guion, escrito por Michael McDowell y Warren Skaaren, es de lo más divertido de principio a fin, dando gran diversión a toda la familia, ya que tiene todos los componentes necesarios para sobrevivir notablemente el paso del tiempo e ir cautivando generación tras generación con sus numerosas situaciones disparatadas, las cuales, aumentan la jocosidad del film y serán recordadas aún con el paso de los años, concluyendo así uno de los films más entrañables de los 80. Esto se lleva a cabo con una narrativa simpática e insinuante que contiene unos diálogos ácidos y dicharacheros que con tono burlón entretendrán a toda la familia. Cabe señalar también, el montaje rítmico y particular que hace que el film se visualice en un abrir y cerrar de ojos.

En conclusión, la considero una obra indispensable en las comedias fantásticas y las películas de culto, además de por supuesto la filmografía del director al ofrecer al público más de lo que puede imaginar hasta que la ve y descubre una pequeña parte del universo imaginativo del genio Tim Burton. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, maquillaje, decorados, narrativa y diálogos que hacen de Bitelchús, un film sencillamente genial y de visión obligada para toda la familia.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (2 votes cast)
Bitelchús (1988), 8.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *