Bodas de sangre (1981)

                                               bodas de sangre

Bodas de sangre (1981) de Carlos Saura es un musical de flamenco que adapta al cine la conocida tragedia de Lorca en la que una novia se escapa el día de su boda con su antiguo novio y es perseguido por el marido de esta hasta que los alcanza, luchando entonces los dos hombres a navaja por el amor de la novia y muriendo estos en el duelo. Dirigida con un ritmo vigoroso y con un estilo particular que parece más bien un documental o un making of, es una obra llamativa al adaptar a la gran pantalla la conocida obra de Lorca, apasionando a todos los amantes del género con la pasión y naturalidad con la que es expuesta, ya que sus coreografías están llenas de pureza y acierto para agradar a todos aquellos capaces de valorar el folklore de la tierra y la belleza del movimiento hecho arte.

La fotografía usa al principio una mirada fija a una fotografía como ya ha realizado en otros films el director, siendo el resto agraciada al estar repleta de detalles cautivadores que hacen buen uso de la luz y cumple con un trabajo inspirador. La música es sugestiva en sus sonidos flamencos con cánticos, guitarras y palmas, transportándote así  a la obra trágica de Lorca con mucho acierto. Los planos y movimientos de cámara consuman una gran labor técnica que exprime lo mejor del film a través del uso del avanti, retroceso, detalles, subjetivos, seguimiento, generales y plano-contraplanos admirables que sacan lo mejor de los ensayos y las actuaciones.

Las actuaciones son auténticas y remarcables en sus cantes y coreografías. Cuenta con las colaboraciones de Antonio Gades, Cristina Hoyos, Pepa Flores, Juan Antonio, Pilar Cárdenas, Carmen Villena y José Mercé para trasladarte a la obra. Para estos se emplea unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos de ensayos para el baile y después alusivos de la obra de teatro del mismo nombre con indumentarias típicas de gitanos y gitanas.

El guion, escrito por el director y adaptado de la obra de Lorca, es un apasionante relato de una boda en la que la novia huye con su amor secreto y es perseguido por el marido de esta, luchando después ambos en una pelea de navajas que acaba con la muerte de los dos hombres, concluyendo con esa historia un magnífico y puro film que es representado como en una obra de teatro llena de cantos y coreografías para deleite de los amantes de este arte. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off explicativa y directa que es natural en su modo de situar al público en la vida del protagonista al principio del film, ya que es el resto es solo ensayo y baile. Cabe señalar también, el montaje lineal y acompasado que introduce los ensayos y la obra final en poco más de 70 minutos.

Concluyendo, la considero una obra indispensable del director por mostrar mediante el arte del cante y el baile flamenco la adaptación de la conocida tragedia de Lorca para el conocimiento de esta de todos aquellos que la quieran vivir a través de la gran pantalla con la pasión y el dramatismo capaz de ofrecer Carlos Saura en dicha obra. Recomendable por su dirección, guion adaptado, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios y caracterizaciones que hacen de Bodas de sangre, un film bello y apasionado por su dramática historia de Federico García Lorca.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Bodas de sangre (1981), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *