Cadena perpetua (1994)

                                         cadena perpetua

Cadena perpetua (1994) de Frank Darabont es un drama carcelario basado en la década de los años 40 y 50 considerado justamente una película de culto. Dirigida con un ritmo majestuoso y con un estilo profundo y emotivo, es, no solo una de las obras imprescindibles de los 90, sino del séptimo arte en general, ya que tiene todos los componentes necesarios para cautivar a todos los públicos sin excepción. Realizada de forma extraordinaria tiene un resultado excepcional que la vuelven una cinta apasionante como pocas, creando poco a poco una trama intrigante hasta llegar a un final perfecto.

La fotografía es claustrofóbica y evocadora al mostrar unas maravillosas imágenes que transportan al espectador al interior de la prisión. La música es estimulante al tener unos sonidos intensos que completan un acompañamiento de la trama, utilizando también sonidos hipnóticos e inspiradores. Los planos y movimientos de cámara confeccionan un trabajo notable mediante el uso de los primeros planos, reconocimiento, generales, grúas y aéreos que sacan lo mejor del film.

Las actuaciones, son auténticas y brillantes. Como protagonistas Tim Robbins está deslumbrante y convincente en una enorme interpretación y Morgan Freeman está sublime y cautivador en uno de sus mejores papeles, siendo un gran acierto el resto de interpretaciones de Bob Gunton, James Whitmore, Gil Bellows, William Sadler, Mark Rolston y Clancy Brown entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios sugestivos y artísticamente bien trabajados al detalle para los presos y funcionarios que, junto con unos oportunos decorados, te transportan a la prisión.  Destacan también unos diálogos sugerentes de prisiones que son agudos y mordaces.

El guion, adaptado por el director del relato de Stephen King, es absorbente y atractivo para el público por tratar una historia sustanciosa que estremece por su injusticia y llena al espectador de una sensación de impotencia que provoca en él la sensación que podría estar pasándole a cualquier persona, incluido él mismo. Para esto emplea una narrativa con voz en off del protagonista que es afable y enigmática, creando interés por los personajes y llevando implícito tintes acogedores pero pesimistas, dando a entender que los años que lleva en prisión han hecho mella en él. Destaca también el montaje con algún uso de flash-back que explican ciertos detalles imprescindibles de la trama.

En conclusión, la considero una obra imperecedera e imprescindible en el séptimo arte, por ser excepcional y sobresaliente en resultado y por conmover y apasionar a partes iguales con una historia de las que calan en el espectador. Muy recomendable por su dirección, guion, interpretaciones, fotografía, música, montaje, planos, vestuarios, decorados, narrativa y diálogos que hacen de Cadena Perpetua, una película considerada como una de las mejores cintas de la historia por gran parte del público y crítica, y razones para ello no les faltan.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 10 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Cadena perpetua (1994), 9.3 out of 10 based on 3 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *