Callejón sin salida (1937)

callejón sin salida

Callejón sin salida (1937) de William Wyler es un drama de cine negro notable en la filmografía del director. Dirigida con un ritmo activo y con el estilo típico del cine noir pero manteniendo algunos toques habituales del director, narra una historia sustanciosa por meter en una misma zona la riqueza y la pobreza, marcando tanto las dificultades como las diferencias y el odio que surgen entre ambas partes, concluyendo con ello un film enorme que mantiene al público pegado al asiento. Realizada de forma admirable tiene un resultado soberbio destacable entre las películas de Wyler.

La fotografía es oscura al mostrar imágenes sombrías y sugestivas que están repleta de detalles en una señalada tarea que te transporta. La música es melódica y emplea sonidos tristes y emotivos en las escenas clave, acompañando el film de modo magistral gracias al estupendo trabajo de Alfred Newman. Los planos y movimientos de cámara completan un sobrio y clásico trabajo técnico mediante el uso de los panorámicos, grúas, reconocimiento, seguimiento, avanti, generales, detalles, primeros planos y cámara en mano.

Las actuaciones son impecables y muy trabajadas. Como protagonistas Sylvia Sidney destaca en una magnífica labor, Humphrey Bogart trabaja con oscuridad psicológica en un apático personaje y Joel McCrea hila una interpretación con carácter en un hombre justo, siendo apreciables las interpretaciones de Wendy Barrie, The Dead End Kids y Claire Trevor entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones variadas según el personaje y su condición social, mezclando los elegantes e impecables del bloque de vecinos de clase alta y los humildes y carentes de los jóvenes de las casas del barrio bajo.

El guion, escrito por Lillian Hellman, es atractivo en su historia absorbente que muestra el odio y las diferencias entre los ricos y los pobres que viven juntos, provocando al público con una turbia trama que penetra en el espectador al más puro estilo de cine negro por su profundidad y crudeza, cumpliendo con una excelente labor que no pasa desapercibida y encandilará a los amantes del género. Esto se lleva a cabo con una narrativa insidiosa y alusiva a cada personaje según su procedencia, en un trabajo natural que es bastante pertinente a la historia.

Concluyendo, la considero una obra imperecedera e imprescindible tanto en la filmografía del director como en el cine negro, ya que cumple notablemente con la intención de incitar y cautivar a los amantes del género que busquen obras apasionantes y desde luego arrebatadoras. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que convierten a Callejón sin salida, en un film arrollador y violento que encantará a los cinéfilos clásicos.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Callejón sin salida (1937), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *