Callejón sin salida (1966)

                                          callejón sin salida 1966

Callejón sin salida (1966) de Roman Polanski es una comedia negra de intriga basada en un gánster herido que se refugia junto con su compinche moribundo en una casa donde vive un pareja compuesta por un hombre calzonazos y su mujer ninfómana. Dirigida con un ritmo gradual y con un estilo efectivo al mezclar la comedia con el cine negro, es una obra notable en lo que ofrece al público y en cómo lo ofrece, dejando destellos técnicos que adelantan la calidad cinematográfica capaz de plasmar el director en sus films y logrando con ello entretener y hacer buen cine para el deleite de los seguidores del género y del director, concluyendo uno de los films a tener en cuenta del director aunque no sea de los más conocidos o brillantes.

La fotografía en blanco y negro es bella y artísticamente está bien elaborada, logrando una labor inspiradora que está repleta de detalles evocadores que dejan claro el nivel magistral capaz de ofrecer el director en sus films. La música es inquietante y rítmica por momentos, digna del mejor cine negro para estimular y sugerir intriga cuando la acción lo requiere, siendo esta solo usada en los momentos oportunos para no desviar la atención del espectador. Los planos y movimientos de cámara consuman un trabajo muy personal de cámara en mano continua y primeros planos para añadir inestabilidad al film, destacando también el uso del avanti, retroceso, primeros planos, plano-contraplanos, tercera persona, detalles y circulares que saca lo mejor de las interpretaciones dentro de su entorno.

Las actuaciones son cumplidoras y aceptables. Como protagonistas Donald Pleasence está adecuado en un personaje miedoso y bragazas, Françoise Dorléac está susceptible y provocadora como mujer ligera de cascos y Lionel Stander brusco y apático como mafioso herido, siendo aceptables los acompañamientos de Jack MacGowran, Iain Quarrier y Geoffrey Sumner entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones humildes y andrajosos por un lado e informales y más bohemios por el otro, marcando la forma de ser de cada persona en una correcta labor que junto con los decorados y los exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por el director junto con Gérard Brach, es una buena mezcla de comedia y cine negro, comenzando el film con tintes más bien cómicos y finalizándolo con destellos del mejor cine negro, dejando al espectador descolocado y con la sensación de haber visto un gran film del famoso cineasta que deja detalles de su talento cinematográfico y ganas de hacer buen cine, finalizando con ella una de las obras más provocadoras de su colección. Esto se lleva a cabo con una narrativa insidiosa y expresiva que deja notas de humor e insinuación, así como la grosería y brusquedad de uno de ellos para marcar claramente la personalidad de cada uno de los personajes.

En definitiva, la considero un film notable y esencial del director que entretiene, divierte y deja al público atónito con un final inesperado que no dejará a nadie indiferente con la historia que se lleva a cabo. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de Callejón sin salida, un film entretenido y divertido al principio e implacable y algo violento al final que gustará a todos los seguidores del género e incondicionales del director.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Callejón sin salida (1966), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *