Campanadas a medianoche (1965)

                                             campanadas a medianoche

Campanadas a medianoche (1965) de Orson Welles es un drama basado en la edad media y en algunas obras de Shakespeare que mezcla aquí el director hábilmente. Dirigida con un ritmo enérgico y con un estilo que adapta con mucho oficio algunas novelas del genio inglés, es una obra profunda y con detalles jocosos, logrando hacer bien todo lo que se propone dentro de un lenguaje lírico y antiguo para transportarte a una obra de teatro con cámaras que te acercan al protagonista de un modo personal y subjetivo del director, concluyendo un notable film que deja buenas sensaciones fílmicas tras su visionado para los seguidores del género y de Orson Welles.

La fotografía en blanco y negro es sugestiva al lugar al estar repleta de detalles que te transportan, logrando una labor confortante a ratos y cautivadora para dejar claro la mano magistral y estéticamente cuidada de su director. La música es dulce en sus melodías evocadoras por un lado y alentadoras y rítmicas por otro, estimulando e incluso inquietando al público cuando la acción aparece en un apropiado acompañamiento musical. Los planos y movimientos de cámara consuman una soberbia labor técnica a través del uso de los subjetivos, primeros y primerísimos planos, generales, cámara en mano, seguimiento, avanti, retroceso e informales para añadir dramatismo y desconcierto al film pero con mucha elegancia.

Las actuaciones son deslumbrantes y genuinas. Como protagonistas Orson Welles está auténtico y lúcido en un gran papel como es habitual en él, siendo remarcables los acompañamientos de Keith Baxter, John Gielgud, Jeanne Moreau, Margaret Rutherford, Marina Vlady y Fernando Rey entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones sugerentes a la época y personajes en una detallada tarea que te transportan in situ junto con los decorados y los exteriores.

El guion, escrito por el director y basado en obras de William Shakespeare y el libro de Raphael Holinshed, tiene momentos jocosos dentro del drama que es y es muy indicada para el cinéfilo clásico exigente que le gusten las obras adaptadas de Shakespeare, aunque no mantiene el alto listón todo el rato y permite que el espectador se relaje y pierda algo de interés, peri finaliza una notable obra del director que desde luego y en líneas generales gusta y no decepciona. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off explicativa y directa, siendo el resto clásico e incluso antiguo en un educado y lírico lenguaje.

Concluyendo, la considero una obra notable en la filmografía del director y una de varias que toma como base a Shakespeare, tallando una película que eso sí, no mantiene el alto nivel todo el rato y en ocasiones deja al espectador que se relaje y deje de prestar algo de atención, pero en líneas generales es una obra muy completa y clásica para satisfacer a los cinéfilos más exigentes. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que vuelven a Campanadas de medianoche, en un film profundo y digno de visión para los seguidores del director y de las obras de Shakespeare.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Campanadas a medianoche (1965), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *