Cómo robar un millón y… (1966)

                                            cómo robar un millón y no...

Cómo robar un millón y… (1966) de William Wyler es una comedia basada en un robo. Dirigida con un ritmo pausado y con un estilo cómico lejos del más habitual Wyler, es una obra meramente satisfactoria tanto en humor como en la trama, ya que se limita a nadar en la superficialidad tanto de los personajes como del entorno, logrando captar la atención del público a ratos y siendo tan solo entretenida y pasable en definitiva. Realizada de manera divertida a ratos tiene un resultado ameno que al menos distraen el rato.

La fotografía es vistosa y evocadora en sus imágenes encantadoras que están estéticamente bien trabajadas en detalles, cumpliendo con un trabajo idóneo para el film. La música es melódica y tiene sonidos agradables que acompañan con ritmo la película, estimulando e incluso alentando en ciertas escenas gracias a la mano experta de John Williams. Los planos y movimientos de cámara completan una correcta tarea técnica mediante el uso del avanti, seguimiento, generales, reconocimiento, detalles y plano-contraplanos.

Las actuaciones son aceptables y cumplidoras. Como protagonistas Audrey Hepburn está encantadora como es normal en ella, Peter O´Toole está carismático pero sin brillo y son adecuados los sonados acompañamientos de Charles Boyer, Eli Wallach, Hugh Griffith y Fernand Gravey entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios distinguidos y elegantes típicos de la clase alta del momento, al igual que los ostentosos decorados, que recrean la sociedad a la que pertenecen los protagonistas.

El guion, escrito por Harry Kurnitz y basado en la historia de George Bradshaw, es jocoso a ratos y cumple aunque parcialmente con su cometido, destacando por encima de todo la presencia de varios actores de renombres que son el mayor atractivo del film pero más por sus apariciones que por sus interpretaciones, consumando una obra agradable de ver pero no deslumbrante. Esto se lleva a cabo con una narrativa tópica de la comedia clásica que es insinuante y divertida en algunas escenas.

Para finalizar, la considero una comedia aceptable y amena pero que no luce como las mejores obras de William Wyler, aunque tampoco defrauda al tener algunos momentos en su interior joviales que salvan los muebles de un film meramente entretenido. Algo recomendable por su dirección, guion, fotografía, música, vestuarios y planos que hacen de Como robar un millón y…, un film cumplidor y solo aconsejable para los seguidores del director y de las comedias clásicas en general.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Cómo robar un millón y... (1966), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *