Cuento de otoño (1998)

                                               cuento de otoño

Cuento de otoño (1998) de Éric Rohmer es un drama basado en dos amigas que trabajan en viñedos y una de ellas se propone encontrar pareja para la otra a través de anuncios en periódicos. Dirigida con un ritmo paulatino y con el estilo personal y reconocible de Rohmer, es una obra espléndida en sus relaciones humanas de varios personajes como es habitual en el director, aunque en esta ocasión suma los anuncios de buscar pareja en los periódicos para satisfacer a sus incondicionales con las largas charlas de sus protagonistas, concluyendo un hermoso film que es notable en resultado y otra obra necesaria más dentro de la personal e inconfundible filmografía del director.

La fotografía es natural en sus exteriores, logrando de nuevo una labor inspiradora que habla a voces de Rohmer al plasmar un trabajo estéticamente cuidado y personal en sus imágenes lumínicas y confortantes. La música es escasa y usada en pocas ocasiones como es habitual en el director para no desviar así la atención del espectador en sus interpretaciones, predominando los sonidos cotidianos. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor propia y usada en sus otros films mediante el uso del reconocimiento, plano-contraplanos, seguimiento, subjetivos, detalles, tercera persona y generales bien elaborados a su estilo propio que saca lo mejor de las interpretaciones y su entorno.

Las actuaciones son naturales y apropiadas para el film. Como protagonistas cuenta con las estupendas colaboraciones de Marie Riviére que está notable en su labor como amiga que se preocupa en buscar pareja para Béatrice Romand, siendo estupendos y muy apropiados los acompañamientos de Didier Sandre, Alain Libolt, Alexia Portal, Stephane Darmon y Aurelia Alcais. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios informales y comunes que son elegantes pero sin exagerar según el estilo del protagonista y la ocasión en una buena y discreta labor que junto con los exteriores te transporta in situ.

El guion, escrito por el director, vuelve a tomar como base las relaciones humanas entre varios personajes y en esta ocasión toma la cita a ciegas a través del periódico para redondear su temática más habitual, confeccionando un film atractivo que tiene algunos detalles que supera en interés al resto de sus films, finalizando sin duda uno de las mejores cintas de su filmografía para deleite de sus seguidores e incondicionales. Esto se lleva a cabo con una narrativa natural e impoluta que de forma educada y equilibrada, marca la intención de cada personaje a través de diálogos insinuantes y cordiales para dar profundidad a la película en lo que de nuevo es lo más destacable del film de Rohmer. Cabe destacar también, el montaje lineal y seguido que saca buena historia en un ritmo tranquilo y apacible.

En definitiva, la considero una obra indeleble y esencial en la mejor filmografía del director que encantará a los incondicionales de este que les guste su estilo personal y basado en relaciones naturales entre personas que busquen conocer una pareja en su vida, logrando con ello una vez más mantener al cinéfilo exigente pegado al asiento. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, montaje, planos y narrativa que hacen de Cuentos de otoño, un film imprescindible en la filmografía del director por ser de las mejores por su trama atractiva y hermosa de ver.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Cuento de otoño (1998), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *