Cuento de primavera (1990)

                                           cuento de primavera

Cuento de primavera (1990) de Éric Rohmer es un drama basado en una joven que invita a una amiga a pasar en su casa de campo el fin de semana, y una vez allí se encuentra también con su padre y su joven amante. Dirigida con un ritmo tranquilo y con el estilo puro y reconocible del director, es una obra que una vez más profundiza en unos personajes complejos y las relaciones de amistad y amor que mantienen entre sí, satisfaciendo así a los seguidores incondicionales del director al basar de nuevo su film en unas conversaciones normales que exponen temas terrenales y no situaciones trascendentales para llamar la atención del espectador, concluyendo otro notable film del director que vuelve a dejar alto el listón de su estilo particular y reconocible.

La fotografía es lumínica y evocadora en sus imágenes competentes llenas de naturalidad estéticamente hablando, logrando una labor agraciada con algunas estampas bellas que hablan a voces del particular estilo visual del director. La música es clásica y como es habitual en sus films solo es usada en determinadas escenas para no desviar la atención del espectador, usada más bien en fiestas con piano. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor sencilla y efectiva mediante el uso de los plano-contraplanos, subjetivos, generales, avanti, retroceso, reconocimiento y detalles elaborados con sobriedad y de forma personal.

Las actuaciones son correctas e intachables. Como protagonistas Anne Teyssedre está convincente y creíble en su labor, Florence Darel está espontánea y algo manipuladora en su tarea, Hugues Quester está seductor e impasible y Eloise Bennet acertada en su papel. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones elegantes pero informales en un trabajo alusivo que marca la edad y forma de ser de cada protagonista, cumpliendo con una tarea que junto con los exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por el director, gira en torno a las relaciones de 4 personas entre las que cuenta con un padre y una hija y dos mujeres más, llevando a cabo largas conversaciones de tipo personal pero con temáticas más bien triviales muy al estilo del director, finalizando de nuevo un buen film a la altura que es capaz de ofrecer el director. Esto se lleva a cabo con una narrativa impoluta y clásica que con tono académico y en ocasiones algo insinuante sugiere en cada momento la intención de cada personaje al más puro estilo del director, siendo una vez más esta cuestión lo mejor y más llamativo del film. Cabe destacar también, el montaje lineal y seguido, que se toma su tiempo en ir presentando su trama y forma de ser los personajes.

Concluyendo, la considero una obra imprescindible y necesaria en la filmografía del director que vuelve a tener al público absorto con una historia sencilla de relaciones humanas para satisfacer al público incondicional del conocido cineasta francés, finalizando con ello uno de sus films notables y dignos de visión. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, montaje, planos y narrativa que vuelven a Cuentos de primavera, un film atractivo para los cinéfilos exigentes de tramas e interpretaciones personales y profundas.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Cuento de primavera (1990), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *