Déjame entrar (2008)

déjame entrar

Déjame entrar (2008) de Tomas Alfredson es un drama romántico de terror fantástico sobre un adolescente acosado en el colegio que se hace amigo de una vampira de su misma edad. Dirigida con un ritmo lento y con un estilo que toma como referente la adolescencia y los vampiros pero en serio, sin excesos ni romanticismo decoroso, es una obra distinta e innovadora que gusta por tener un historia tierna y oscura a la vez, cautivando al público al poseer una trama con los componentes necesarios para apasionar pero sin caer en el efectismo. Realizada de manera impetuosa tiene un resultado magistral que merece la pena visionar.

La fotografía es lúgubre y desconcertante al tener unas imágenes impactantes por la sangre pero sin caer en la demasía en una alusiva labor. La música es una sutil mezcla de sonidos intrigantes y misteriosos que acompañan el film con magnetismo en una apropiada tarea. Los planos y movimientos de cámara confeccionan un sobrio pero certero trabajo a través del uso de los subjetivos, primeros planos, cámara en mano, reconocimiento, generales, detalles y primerísimos planos que hipnotizan el argumento.

Las actuaciones infantiles son estupendas. Como protagonistas Kare Hedebrant trabaja con inocencia y sensibilidad y Lina Leandersson fascinante en un firme papel, siendo buenos los acompañamientos de Per Ragnar, Henrik Dahl y Karin Bergguist entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios sugerentes y sencillos bien trabajados según el lugar y los personajes y unas caracterizaciones estremecedoras en el caso de la protagonista principal. Destacan también unos efectos eficientes y escalofriantes pero que no son usados en exceso o con la intención de llamar exageradamente la atención.

El guion, escrito por John Ajvide Lindqvist, es profundo en un entramado enigmático que no explica ni el cómo ni el cuándo empezó todo, pero que turba al público con una historia que hace sentir al espectador la constante amenaza en una atractiva tarea que es tomada con austeridad, mezclando con acierto la ternura infantil y el terror. Esto se lleva a cabo con una narrativa tímida y misteriosa por parte de los jóvenes que es bastante insinuante y competente pero sin dejar de ser sombría en sintonía con el film.

Concluyendo, la considero una obra esencial e inolvidable en su género, por ser de gran calidad cinematográfica y por no caer en lo meloso del romanticismo barato y el espectáculo de la sangre gore para impresionar. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, efectos, planos, caracterizaciones y narrativa que hacen de Déjame entrar, un film oscuro, maléfico y tierno a partes iguales, que no comete el error de caer en el abuso del producto para venderlo o hacerlo más llamativo, y que igualmente, encandilará a los seguidores del género.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Déjame entrar (2008), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *