Delicatessen (1991)

delicatessen

Delicatessen (1991) de Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro es una comedia negra con detalles fantásticos considerada por muchos como una película de culto. Dirigida con un ritmo activo y con un estilo asfixiante y enrarecido, es una obra original que ofrece algo nuevo al tener en su interior una historia extraña en la que mezcla hábilmente el cine noir y el humor, dejando confundido al espectador con una trama de lo más desconcertante. Realizada de modo ficticio tiene un resultado ingenioso que se desmarca del cine más convencional.

La fotografía usa mucho la luz tenue y tiene imágenes oscuras que trastocan al público por ser estéticamente raras y recónditas, concluyendo una labor sombría y algo claustrofóbica que sin embargo magnetiza al público. La música es autóctona y emplea melodías dulces y clásicas por un lado y enigmáticas e intrigantes por el otro, hipnotizando al espectador y acompañando el film en los momentos oportunos. Los planos y movimientos de cámara completan una tarea bien elaborada mediante el uso de los primeros y primerísimos planos, detalles, seguimiento, avanti y cámara en mano rápidos e informales que dan un toque distinto.

Las actuaciones son competentes y jocosas. Como protagonista Dominique Pinon trabaja con simpatía y autenticidad y son buenos y en la misma línea interpretativa los acompañamientos de Howard Vernon, Chick Ortega, Pascal Benezech, Marie-Laure Dougnan, Jean-Claude Dreyfus y Karin Viard entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones antiguos y curiosos que son alusivos a cada personaje y que, junto con unos decorados lóbregos, te transportan notablemente a ese extraño lugar.

El guion, escrito por los directores junto con Gilles Adrien, es inusitado y atrayente al mostrar un mundo hermético que transporta al espectador dentro de una atmósfera enrarecida que no deja a nadie indiferente y exhibe algo nuevo en el séptimo arte, no todo lo bueno que podría haber llegado a ser pero si notable dentro de sus extrañezas, mezclando además con maestría lo turbador e hilarante para dejar al público atónito. Esto se lleva a cabo con una narrativa enigmática y sugerente que es muy expresiva y combina lo tétrico y ocurrente para atrapar al espectador.

Concluyendo, la considero una obra original e hipnótica de un director que ofrece algo nuevo turbador y jocoso que llama la atención del público, en especial del que busca cintas distintas y arriesgadas con una atmósfera recargada y magnética a partes iguales. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, decorados y narrativa que vuelven a Delicatessen, un film innovador y valiente a la hora de huir de los convencionalismos y del cine de etiqueta.

 PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Delicatessen (1991), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *