Delitos y faltas

delitos y faltas

Delitos y faltas de Woody Allen, es una comedia más bien dramática imprescindible en la filmografía del cineasta neoyorkino. Dirigida con un ritmo pausado pero dinámico, y a su modo personal y propio, parece en cierto modo y trama el notable ensayo de Match Point por guardar con esta muchas similitudes. Realizada de manera impoluta y admirable, tiene un resultado excepcional y provocador que la convierten en una cinta soberbia y fundamental.

La fotografía, es bella y lumínica, con imágenes atractivas y sensacionales que dan sensación de confort, siendo esta estéticamente decorativa e inspiradora, además de fantástica. La música, con sus habituales melodías de bandas y sonidos clásicos y sugerentes, es rítmica y estimulante, al estar repleta de matices exquisitos que consiguen deleitar al público. Y los movimientos de cámara y planos, usa con inteligencia el detalle, primeros planos, seguimiento, generales, avanti, retroceso y voyeur en una bien trabajada labor técnica.

Las actuaciones, son magníficas y remarcables. Con Woody Allen fascinador y con personalidad propia, Alan Alda acertado en su línea habitual, Anjelica Huston persuasiva y concluyente, Mia Farrow natural y sensible y Martin Landau inherente y deslumbrante, siendo correctos los acompañamientos de Claire Bloom y Jerry Orbach entre otros. Empleando para ellos, unos vestuarios estilosos y distinguidos, que son evocadores a los personajes y sus clases sociales en una buena dirección artística.

El guion, escrito por el mismo director, es absorbente y penetrante, siendo interesante en sus enredos, y por tener una trama sustanciosa e incitadora que intriga con insidias, dando un toque pernicioso esencial  que la convierten en implacable y extraordinaria. Utilizando una narrativa con voz en off afable y equilibrada, que es intachable y académica. Destacando también, un sutil montaje con flash-back imaginativo del protagonista, que sitúa al espectador en la mente de este, mostrándonos sus arrepentimientos.

Para finalizar, la considero una obra indispensable y esencial no solo en la filmografía del director, sino también en el género de comedia dramática, por ser provocadora y arrolladora, además de cautivadora y apasionante. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, música, planos, movimientos de cámara y narrativa que vuelven a Delitos y faltas, en un film primordial y necesario para cualquier cinéfilo exigente, y para los seguidores de cintas inteligentes, incitadoras y bien trabajadas.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMON 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
Delitos y faltas, 9.3 out of 10 based on 3 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *