Deprisa, deprisa (1981)

                                         deprisa, deprisa

Deprisa, deprisa (1981) de Carlos Saura es un drama basado en la delincuencia en la que un grupo de jóvenes viven el día a día a base de atracos y vida fácil para escapar de la pobreza. Dirigida con un ritmo más bien tranquilo y con el estilo habitual y descuidado de cine quinqui, es una obra entretenida y personal que aporta una trama nueva al género y que gustará a sus incondicionales aunque no es de las mejores, logrando con su historia amenizar el rato con las andanzas de unos amigos que no traman nada bueno y cuyo final no se aventura bueno desde el principio, aunque consigue con este darle al film la parte más real y apasionante.

La fotografía es lumínica y evocadora en sus competentes imágenes que estimulan al público con sus portentosas persecuciones que son estéticamente típicas en el género. La música es rítmica y flamenca dentro de un estilo ochentero y lolailo que es posible que no le atraiga a todos los espectadores, pero que desde luego son los sonidos más apropiados para el film. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor informal pero particular del director a través del uso del travelling, primeros y primerísimos planos, cámara en mano, subjetivos, tercera persona, generales, avanti y retroceso que sacan lo mejor de las interpretaciones y de la acción.

Las actuaciones son oportunas pero sin brillo. Cuenta con las colaboraciones de Berta Socuéllamos, José Antonio Valdelomar, Jesús Arias, José María Hervás Roldán, María del Mar Serrano, Consuelo Pascual y André Falcón entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones informales y desaliñados típicos de jóvenes delincuentes en una decente labor que junto con los decorados y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por Blanca Astiasu y basado en una historia de Carlos Saura, muestra una trama más característica de cine quinqui en la que los jóvenes protagonistas viven al día y como reza el título deprisa, deprisa, buscando en todo momento la vida fácil y el problema hasta alcanzar un final predecible como era de esperar. Esto se lleva a cabo con una narrativa ordinaria y vulgar que es sugestiva del tipo de personajes en una expresiva labor que deja clara la actitud y forma de ser de todos los protagonistas. Cabe destacar también, el montaje acompasado y seguido que exprime un drama en apenas 80 minutos.

Para finalizar, la considero una obra de un género que no es habitual del director y que sin embargo cumple aunque sin brillo para los seguidores y amantes del género que encontraran en ella una historia más de delincuencia que llenó los cines españoles a finales de los 70 y la década de los 80, ya que plasma fielmente la sociedad de los bajos fondos de aquel difícil momento de transición política en España. Recomendable por su dirección, guion, fotografía, montaje, movimientos de cámara y narrativa que convierten a Deprisa, deprisa, en un buen film de cine quinqui que sumo una trama más a tantas y tantas historias de delincuencia de aquel entonces.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Deprisa, deprisa (1981), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *