Desayuno con diamantes (1961)

desayuno con diamantes

Desayuno con diamantes (1961) de Blake Edwards es una comedia romántica con tintes dramáticos que posee algunas de las imágenes más reconocibles del séptimo arte. Dirigida con un ritmo tranquilo y con un estilo sofisticado que es lo que quiere aparentar la protagonista, es una obra completa que atesora lo necesario para enganchar a cualquier tipo de espectador, ya que tiene diversión, idilios y desdicha todo en uno. Realizada de forma excelente tiene un resultado maravilloso que hace de ella uno de los films imprescindibles para cualquier persona.

La fotografía es alusiva y tiene imágenes sensacionales repleta de matices que la vuelven confortante en un trabajo magistral. La música tiene sonidos nostálgicos por un lado y bellos por otro gracias a unas melodías agraciadas que acompañan el film en una oscarizada labor. Los planos y movimientos de cámara completan un trabajo técnico competente mediante el uso del avanti, seguimiento, reconocimiento, circulares y detalles.

Las actuaciones son espléndidas. Como principales Audrey Hepburn está brillante en un papel de mujer encantadora pero independiente y George Peppard señalado como galán aparentemente impasible, siendo convincentes las interpretaciones de Patricia Neal, Mickey Rooney y José Luis de Vilallonga entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios distinguidos e impolutos que señalan la apariencia de elegancia y ostentación que pretende simular la protagonista.

El guion, escrito por George Axelrod y basado en la novela de Truman Capote, es agradable y divertido en una trama maravillosa que luce con esplendor y que lleva en su interior los componentes necesarios para entretener y preservarse en el tiempo con efectividad. Esto es llevado a cabo con una narrativa sugerente que muestra el coqueteo y la cordialidad que exhibe la protagonista cuando alguien con dinero está a su alrededor.

Para finalizar, la considero una obra insustituible e imperecedera en el séptimo arte y en su género, que guarda en su interior un gran encanto a pesar de la artificialidad que intenta aparentar la protagonista, que es precisamente lo que más brilla en esta cinta. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, vestuarios y narrativa que hacen de Desayuno con diamantes, una de las películas de visión obligada para cualquier cinéfilo y para el público en general.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Desayuno con diamantes (1961), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *