Dos mujeres (1960)

                                               dos mujeres

Dos mujeres (1960) de Vittorio De Sica es un drama basado en la segunda guerra mundial sobre una mujer y su hija, que huyen de los bombardeos en Roma durante la ocupación nazi y se van al campo a refugiarse a casa de unos parientes. Dirigida con un ritmo reposado y con un estilo hermoso y dramático que cala en el espectador con oficio y corazón como es habitual en su director, es una obra personal que muestra una parte de la invasión alemana en Italia y como afecto esto a la población, centrándose en especial en una mujer y su hija en su huida de la ciudad que es bombardeada continuamente, siendo un fiel testimonio visual de lo acontecido en esos terribles años de miedo y miseria, concluyendo una película magnífica digna de visionar.

La fotografía en blanco y negro es alusiva y hace gran uso de los claroscuros, completando una labor repleta de detalles cautivadores que logran un trabajo magistral y desde luego inspirador para deleite del público. La música es insidiosa y dramática en las escenas clave gracias a unas melodías inquietantes que turban al público, usando también algunas canciones autóctonas y otras emotivas que logran un buen acompañamiento musical. Los planos y movimientos de cámara consuman una gran labor técnica a través del uso del seguimiento, cámara en mano, plano-contraplanos, primeros planos, subjetivos, primeros, primerísimos planos, avanti y retroceso que sacan lo mejor de la acción y las interpretaciones. Cabe destacar también, los efectos visuales y de sonido en algunas escenas que son competentes para la época en ciertas escenas.

Las actuaciones son remarcables y están repletas de personalidad. Como protagonistas Sophia Loren trabaja con brillo en el papel de una mujer luchadora y con carácter con el que obtuvo el primer oscar femenino no hablado en inglés y Jean Paul Belmondo está íntegro y acertado en su labor, siendo irreprochables los acompañamientos de Raf Vallone, Eleanora Brown y Carlo Ninchi entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones humildes y sugestivos que marcan la baja clase social de los protagonistas y unos decorados rústicos reales que te transportan notablemente.

El guion, escrito por el director junto a Cesare Zavattini y basado en la novela de Alberto Moravia, es en un principio bello al mostrar la lucha de una mujer con su hija adolescente y va generando más y más trama hasta llegar a un final arrebatador que marca al público irremediablemente por su realidad y dramatismo en la exposición de los hechos, logrando dejar un recuerdo indeleble de su visionado. Esto se lleva a cabo con una narrativa dinámica e insinuante, en unos diálogos llenos de afecto y naturalidad que exprimen lo mejor de las interpretaciones.

Para finalizar, la considero una obra esencial e inolvidable en el género y en la filmografía del director por la profundidad de su trama y sus personajes para dar a comprender al público una pequeña parte de los horrores de la guerra a través de una madre y su hija adolescente, captando la total atención del público con su dramática historia llena de desesperanza. Recomendable por su dirección, guion, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que convierten a Dos mujeres, en un hermoso film capaz de plasmar a la perfección los horrores de la guerra.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
Dos mujeres (1960), 9.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *