Dublineses (Los muertos) (1987)

dublineses (los muertos)

Dublineses (Los muertos) (1987) de John Huston es un drama de principio de siglo XX en Irlanda. Dirigida con un ritmo plácido y con un estilo clásico que se aleja algo de su cine más habitual, es una obra que narra un drama de época que se centra primero en el tema político y después en la nostalgia romántica, satisfaciendo con ello a los amantes de los dramas cuidados en vestuarios, decorados y narrativa que concluyen un competente film, pero que sin embargo, no es de los más destacables del director. Realizada de modo eficiente tiene un resultado correcto y cumplidor.

La fotografía usa la luz tenue para transportarte con imágenes alusivas al lugar en cuestión, cumpliendo con un confortante trabajo que es idóneo y está repleto de matices estéticamente decorativos en interiores. La música es melódica y tranquilizadora en todo el film, gracias a unos sonidos armoniosos y agradables que son evocadores a la mano reconocible de Alex North. Los planos y movimientos de cámara consuman un buen trabajo técnico a través del uso de los generales, detalles, seguimiento, primeros planos, cámara en mano y reconocimiento que sacan lo mejor de la historia en sí.

Las actuaciones son creíbles y pertinentes. Como protagonista Anjelica Huston trabaja con carácter y sensibilidad aunque sin brillo, siendo aceptables los acompañamientos de Donald McCann, Helena Carroll, Cathleen Delany, Ingrid Craigie, Rachel Dowling y Dan O’Herlihy entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos a la época y bien trabajados en detalles, siendo elegantes o humildes según el personaje en una notable tarea que, al igual que los decorados, te transportan in situ.

El guion, escrito por Tony Huston y basado en el relato de James Joyce, narra una historia de época con muchos personajes que hablan de distintos temas como política, el amor o la familia durante una fiesta, y después, un matrimonio en el que ella habla sobre una historia de amor antigua suya sobre un joven que murió, cumpliendo con un profundo trabajo pero que es algo gris y carente de pasión, sobre todo al principio del film. Esto se lleva a cabo con una narrativa clásica y educada que con un lenguaje impoluto, deja claro la alta clase social a la que pertenecen los protagonistas, destacando también la narrativa con voz en off al final lírica y melancólica, que es de lo mejor del film junto con las imágenes que mientras tanto muestra.

En conclusión, la considero una obra íntima y personal en la que el director termina su extraordinaria carrera cinematográfica con un buen film pero sin brillo, llevando a cabo uno de esos trabajos que no pretenden impresionar, sino más bien mostrar lo que uno tiene en su interior con mucha sensibilidad y sentimiento. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que vuelven a Dublineses (Los muertos), un film intimista y particular que se aleja algo del característico cine de su director.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (2 votes cast)
Dublineses (Los muertos) (1987), 8.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *