El ángel azul (1930)

                                              el ángel azul

El ángel azul (1930) de Josef von Sternberg es un drama basado en los años 20 sobre un profesor que acude a un cabaret para sacar de allí a sus alumnos y acaba cayendo bajo los encantos de Lola, una seductora cantante que trabaja allí. Dirigida con un ritmo pausado y con un estilo  personal que muestra un hombre digno que es llevado por el mal camino por una femme fatale, es una obra provocadora en la trama que expone y cómo la expone, yendo de menos a más hasta llegar a un arrollador final que cautivará a los cinéfilos clásicos más exigentes que busquen films de primera, siendo además la película que lanzó al estrellato e hizo dar el salto a Hollywood a Marlene Dietrich.

La fotografía en blanco y negro hace gran uso de los claroscuros y logra un lúgubre trabajo repleto de detalles estéticamente sombríos que culminan una tarea respetable que atrae al espectador. La música típica de cabaret es algo ruidosa en ocasiones pero estimula al público en las escenas en la que Marlene Dietrich canta y seduce a los presentes en una evocadora tarea. Los planos y movimientos de cámara consuman una notable labor visual mediante el uso de los detalles, avanti, retroceso, seguimiento, primeros planos, voyeurs, reconocimiento y plano-contraplanos que sacan lo mejor tanto de la historia como de las interpretaciones.

Las actuaciones son convincentes y acertadas. Como protagonistas Marlene Dietrich trabaja con persuasión en un papel de femme fatal hecho a su medida y Emil Jannings trabaja con brillo en un papel noble e ingenuo, siendo competentes los acompañamientos de Kurt Gerron, Rosa Valetti, Hans Albers y Eduard von Winterstein. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones que son elegantes e impolutos por un lado y típicos de cabaret y teatro de variedades por otro, en un lúcido trabajo que junto con los sugestivos decorados te transportan.

El guion, escrito por Karl Zuckmayer, Karl Vollmuller y Robert Liebmann y basado en la novela de Heinrich Mann, es absorbente al hacer evidente como una mujer es capaz de destrozar la vida de un hombre recto que además es profesor, haciendo notar al público el mensaje de enseñanza para no caer en la tentación de la vida fácil y llena de excesos, ese tipo de vida que a primera vista es positiva pero luego te destroza todo lo coherente que has tenido en tu vida. Esto se lleva a cabo con una narrativa clásica en la que la insinuación es patente durante todo el film. Cabe destacar también, el montaje lineal y seguido que no se hace pesado y exprime gran historia en menos de dos horas.

En conclusión, la considero una obra indeleble e insustituible en el género y en la filmografía del director, la cual cala irremediablemente en el público y lo incita, ya que su trama se va calentando poco a poco hasta alcanzar un final arrebatador que cautiva a toda clase de cinéfilos exigentes. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que hacen de El ángel azul, un film provocador que alecciona a todos aquellos que piensan en desviarse del buen camino por una mujer fatal.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
El ángel azul (1930), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *