El Aura (2005)

                                             El aura

Con El Aura, Fabian Bielinsky consigue construir un film hipnótico, extraño y atrayente como pocos, de esos que no consigues desenmascarar del todo hasta el final del film, e incluso así, hay cosas que te pueden quedar en el aire. Su trama, es oscura y turbia para desconcertar al espectador y apasiona al cinéfilo más exigente que no le importe los ritmos lentos y las historias magnéticas que te atrapan y te inquietan con su estilo asfixiante, logrando con ello sacar brillo a una cinta que curiosamente se queda en tu memoria y volverá en repetidas ocasiones pidiendo más explicaciones, pidiendo más de ella, por lo que sin duda alguna, aunque no sea una película deslumbrante, si encandilará al cinéfilo ávido de un cine distinto y poco convencional.

En cuanto a su parte técnica, la película también tiene personalidad propia. Sus planos y movimientos de cámara aumentan la atracción y el estímulo por el film gracias al inteligente uso de los primeros y primerísimos planos, reconocimiento, subjetivos, grúas y circulares que se centran en aumentar el enigma y exprimir lo mejor de las interpretaciones y su entorno. La fotografía, hace un gran uso de los claroscuros y crea una atmósfera oscura e impredecible que es sugestiva y desde luego estéticamente sombría. La música, es clásica en su mayoría gracias a melodías intrigantes y nostálgicas, aunque también se usan sonidos estimulantes y profundos que añaden zozobra al film. Destaca también el montaje lineal y seguido que aunque no se toma la más mínima prisa y marca un ritmo paulatino al ir desarrollando la trama, tiene la habilidad de mantener al público absorto y pegado al asiento.

Con Ricardo Darín al frente, se sabe que las interpretaciones tendrán un punto extra. Además, se sale un poco de su estilo más habitual y borda un papel con oscuridad psicológica. Pero en esta ocasión, no solo él brilla, sino todo el reparto cada uno en su estilo y propósito. Dolores Fonzi, por ejemplo, cumple notablemente en una labor convincente e irreprochable. Sobresalen también, Alejandro Awada, Pablo Cedrón, Walter Reyno, Jorge D´Elía y Nahuel Pérez Biscayart. Con el trabajo de todos estos, el film aumenta en profundidad y trama para conseguir un producto distinto y con intenciones poco convencionales que atrapan la total atención del espectador.

El guion, escrito por el director, es posiblemente lo mejor del film, aunque también lo más difícil de comprender ya que este es inaudito y bastante confuso en su absorbente historia, que es sin duda en ocasiones, impenetrable e inquieta de principio a fin a un público descolocado y perdido con lo que se le va ofreciendo, manteniendo eso sí, la extraña habilidad de tenerte interesado a la vez que te preguntas ¿qué es lo que exactamente está ocurriendo?. Destaca también la narrativa, que es más bien escasa, sobre todo en el caso del protagonista Ricardo Darín en el que hablan más sus gestos y sus silencios, siendo en el resto insidiosa y conspiradora para añadir contubernio y lograr con ello una equilibrada tarea que es de lo más sugerente.

En definitiva, la considero una obra imperecedera y esencial en el género. Construida por un director que rehúye de un cine más acostumbrado y se aventura a mostrarnos una cinta extrañamente hipnótica e inquietante, que será del agrado del cinéfilo paciente y apetente de un cine valiente y sin complejos que se queda para siempre en la retina del espectador. Es por tanto, un film recomendable para los cinéfilos y espectadores exigentes y amantes de los ritmos lentos y las tramas turbias, que se van resolviendo sorbo a sorbo dentro del ritmo que marca un realizador cuya intención es mantener al público concentrado y pensativo no solo sobre el desarrollo del interesante film, sino también de su impredecible desenlace.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
El Aura (2005), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *