El crimen de Cuenca (1979)

                                            el crimen de cuenca

El crimen de Cuenca (1979) de Pilar Miró es un drama rural basado en unos hechos reales que acontecieron a principios del siglo XX en España y que expone como dos hombres fueron torturados y culpados por un crimen que no cometieron. Dirigida con un ritmo asfixiante y con un estilo fiel a los hechos reales que machacan al público por la crueldad del suceso e incitadora historia, es una obra provocadora y de gran repercusión social que merece la pena ser vista para conocer un episodio de la España negra, esa que por culpa de fallos e incompetencias hicieron sufrir a dos hombres por un crimen que no cometieron, concluyendo un film arrojado en sus imágenes que no dejarán a nadie indiferente.

La fotografía es evocadora y lumínica en sus competentes imágenes que llegan a desconcertar al público por la violencia expresada, impactando con los maltratos que esos hombres recibieron sin ser culpables y logrando con ello una portentosa labor repleta de detalles que son estéticamente notables. La música es inquietante e intensa en los momentos de tensión, turbando al espectador con sus sonidos amenazadores que acompañan la historia para mantener al público expectante. Los planos y movimientos de cámara consuman un trabajo personal que saca lo mejor de la acción y las interpretaciones mediante el uso del avanti, retroceso, cámara en mano, generales, reconocimiento, circulares, detalles y primeros planos.

Las actuaciones son profundas y señaladas. Como protagonistas Hector Alterio y Daniel Dicenta están remarcables y trabajan con calado psicológico y son intachables los acompañamientos de Amparo Soler Leal, Fernando Rey, José Manuel CervinoMary Carrillo, Assumpta Serna y Nicolás Dueñas. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones alusivos a las gentes de pueblo español de principio de siglo según su profesión o estatus social, humildes y campesinos por un lado o elegantes y de civiles por otro en una labor que junto con los estupendos decorados te transportan in situ. Cabe destacar también, los efectos visuales que enardecen la sangre y la violencia de forma cruda.

El guion, escrito por la directora junto con Salvador Maldonado y basado en una idea de Juan Antonio Porto, es estremecedor al narrar unos perturbadores hechos reales que dejan al público boquiabierto por la gran impotencia que hace sentir el ver a dos hombres inocentes ser torturados y pagar con muchos años de cárcel por un crimen que no cometieron, dejando al público agotado tras su visionado. Esto se lleva a cabo con una narrativa evocadora y bien trabajada para transportarte y mostrar la desesperanza en unos protagonistas y la sensación de amenaza por otros.

En definitiva, la considero una obra provocadora e inolvidable en la filmografía española para ser testigo de un episodio triste de la España negra más profunda del siglo XX, que es llevado a cabo con mano experta y cumple ampliamente las expectativas de los cinéfilos amantes de los dramas basados en hechos reales, aunque tiene escenas bastantes fuertes para los más sensibles. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de Los crímenes de Cuenca, un film digno de visión para tener en cuenta que ciertos fallos no deben cometerse nunca por la crueldad de sus consecuencias.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
El crimen de Cuenca (1979), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *