El día de los tramposos (1970)

                                            el día de los tramposos

El día de los tramposos (1970) de Joseph L. Mankiewicz es una mezcla de western y comedia basado en un hombre que hacen preso por robar un botín de medio millón de dólares que esconde en el desierto antes de ingresar en prisión, siendo la trama de la película su constante obsesión por escaparse. Dirigida con un ritmo activo y con un estilo que mezcla curiosamente aunque sin brillo el humor y el oeste, es una obra que tiene varios detalles destacables que la salvan pero sin embargo su trama es algo tediosa en ocasiones, ya que sus intentos de humor no son siempre efectivos para cautivar al espectador, concluyendo un decente film que ofrece algo nuevo en la filmografía del director pero que no es imprescindible de ver.

La fotografía es evocadora de la época en cuestión y está bien cuidada en detalles lumínicos que cumplen con una labor agraciada y competente que está estéticamente lograda al mostrar imágenes portentosas. La música es ruidosa y desconcertante siendo el punto más negativo del film por sus sonidos escandalosos y inapropiados, acompañando el film de forma innecesaria. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor particular del director a través del uso de los circulares, reconocimiento, avanti, cámara en mano, generales, planos medios, seguimiento y panorámicos en una labor distinta al centrarse en esta ocasión el cineasta no solo en las interpretaciones, sino también en la acción.

Las actuaciones son auténticas y admirables en el caso de los principales. Como protagonistas Kirk Douglas está genuino y seductor en un papel de truhan bien llevado y Henry Fonda está remarcable y sobrio como es normal en él, siendo aceptables los acompañamientos de Hume Cronyn, Warren Oates, Burgess Meredith, John Randolph, Arthur O’Connell y Alan Hale. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos de la época y profesión de cada uno, ya sean civiles, presos o sheriff en una notable labor que junto con los decorados de interiores y los acertados exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por Robert Benton y David Newman, tiene en su interior unos detalles entretenidos que gustan ver aunque tampoco es uno de los trabajos imprescindibles del director. Además, la música estropea gran parte del buen trabajo que se realiza en el film con unos sonidos ruidosos e incomprensibles, finalizando un correcto trabajo que al menos tampoco defrauda en el resto. Esto se lleva a cabo con una narrativa brusca y variada según el personaje, que pasa de insidiosa y conspiradora por un lado a burlona y sarcástica por otro en una tarea expresiva bien llevada a cabo.

En definitiva, la considero una obra entretenida y amena aunque no necesaria dentro de la filmografía más selecta del director, dejando detalles de buen cine aunque tiene varios puntos negativos que la hacen prescindible. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de El día de los tramposos, un film decente pero no brillante de ver por los seguidores del género y el director.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
El día de los tramposos (1970), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *