El diario de Ana Frank (1959)

                                               el diario de Ana Frank

El diario de Ana Frank (1959) de George Stevens es un drama biográfico basado en los dos últimos años de vida de Ana Frank, cuando tenía que ocultarse junto a su familia en la buhardilla de una fábrica de especias en Ámsterdam para que no los encontraran los nazis. Dirigida con un ritmo pausado y a ratos irrespirable y con un estilo fiel a lo sucedido realmente, es una obra eclipsante por narrar una historia tan conocida y leída que conmocionó al mundo por exponer desde los ojos de una niña la cruda realidad judía cuando se ocultaban de la Alemania nazi, concluyendo un emocionante film que sirve como gran testimonio cinematográfico de una de las historias reales más tristes y conocidas del siglo XX.

La fotografía en blanco y negro hace gran juego con los claroscuros y tiene un resultado claustrofóbico al transportarte eficazmente al lugar y momento en cuestión, logrando un espléndido trabajo que capta la total atención del espectador. La música de Alfred Newman es emotiva y triste gracias a unas melodías clásicas que son usada solo en contadas ocasiones, siendo el resto con sonidos inquietantes y turbadores para poner al público en situación. Los planos y movimientos de cámara consuman una correcta labor técnica mediante el uso del reconocimiento, cámara en mano, seguimiento, grúas, generales, avanti y detalles bien elaborados que son algo lentos para asfixiar al público en el claustrofóbico lugar.

Las actuaciones son creíbles y acertadas. Como protagonistas Millie Perkins está auténtica y admirable en su primera y difícil tarea, Joseph Schildkraut está sensible y justo en su labor y Richard Beymer oportuno en su papel, siendo remarcables el resto de acompañamientos de Shelley Winters, Gusti Huber, Lou Jacobi, Diane Baker, Douglas Spencer, Dodie Heath y Ed Wynn. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones variados según el personaje, pasando de alusivos por los soldados a más humildes en el caso de los judíos ocultos junto a la protagonista en una buena labor que, junto con los oportunos decorados, te transportan in situ.

El guion, escrito por Frances Goodrich y Albert Hackett y basado en la biografía de Ana Frank, es conmovedor por estar basado en unos hechos reales que emocionaron al mundo y que además te transportan eficazmente a las calamidades que pasaban los judíos ocultos en la segunda guerra mundial, finalizando un film notable que aunque se excede bastante en metraje merece la pena ser visto por toda clase de públicos al menos una vez por su calidad y veracidad de los hechos. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off afable e infantil de Ana Frank narrando los sucesos y su vida en la buhardilla durante más de 2 años, todo de forma clásica y en ocasiones insinuante por la joven protagonista para lograr un impecable trabajo que muestra en el resto la desesperanza que les envolvía. Cabe destacar también, el montaje con flash-back que enlaza el principio con el final, siendo el resto lineal y seguido.

En definitiva, la considero una obra notable del director por lo que expone que gustará y emocionará a todos aquellos que quieran conocer las precariedades que pasaron los judíos ocultos de los nazis y que fue trasmitido de forma sincera por un niña de 13 a 15 años de edad que sufrió junto a su familia un triste final. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que convierten a El diario de Ana Frank, en un film que narra unos hechos reales que merecen la pena ser conocidos por toda clase de públicos.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
El diario de Ana Frank (1959), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *