El hombre elefante (1980)

el hombre elefante

El hombre elefante (1980) de David Lynch es un drama basado en hechos reales sobre una terrible enfermedad, considerado por muchos como una película de culto. Dirigida con un ritmo sosegado y con un estilo puramente dramático lejos del más habitual surrealismo de Lynch, es una obra que llega directamente al corazón pero sin caer en lo lastimoso, sino más bien mostrando con veracidad lo que posiblemente haya sido el caso más grave conocido de Síndrome de Proteus. Realizada de manera impecable tiene un resultado provocador que calará en el corazón de hasta los más insensibles.

La fotografía en blanco y negro es exquisita en detalles alusivos que son sombríos y que conmueven al público por sus imágenes chocantes que muestran la realidad del caso verídico de John Merrick. La música cumple con un excelente acompañamiento al emplear sonidos inquietantes, emotivos o dulces dependiendo del momento de la acción en una tarea enternecedora que añade más sentimiento aún si cabe al film. Los planos y movimientos de cámara completan un estupendo trabajo técnico mediante el uso del seguimiento, detalles, generales, primeros planos, reconocimiento, grúas, avanti, subjetivos y cámara en mano.

Las actuaciones son brillantes y manifiestas. Como protagonistas John Hurt realiza una profunda interpretación sensible y conmovedora y Anthony Hopkins trabaja con carácter propio en una convincente labor, siendo destacables los acompañamientos de Anne Bancroft, John Gielgud y Wendy Hiller entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios elegantes y sugestivos a las personas de la época que dependen de su profesión y una caracterización sobrecogedora y asombrosa del protagonista, gracias a la cual, comenzó desde entonces el oscar a la categoría de mejor maquillaje.

El guion, escrito por el director junto con Eric Bergren y Christopher De Vore, es absorbente en su ternura al estar basado en hechos reales, y porque además, plasma con mucha profundidad la conmovedora forma de ser del protagonista, incitando al público por las innumerables injusticias que recibe de todos aquellos que se burlan de su malformación, llegando con ello directamente al corazón del espectador. Esto se lleva a cabo con una narrativa que varía de insidiosa a educada según el personaje que la emplee, concretando una labor clásica e impecable que no pasa en absoluta desapercibida.

Para finalizar la considero una obra inmortal e indispensable no solo en la filmografía del director, sino del séptimo arte en general, con 8 nominaciones al oscar que dejan claro que este trabajo sobresaliente no es casual. Además, la historia real y tierna que tiene en su interior, calará sin remisión hasta en los más duros de corazón. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de El hombre elefante, una obra que encantará a toda clase de públicos por su emotividad y hechos verídicos plasmados de un modo tan culminante.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
El hombre elefante (1980), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *