El moderno Sherlock Holmes (1924)

                                                 el moderno sherlock holmes

El moderno Sherlock Holmes (1924) de Buster Keaton es una comedia de cine mudo basado en un hombre proyeccionista que estudia para ser detective y que en una proyección en la que se queda dormido sueña con estar dentro de la película que se proyecta. Dirigida con un ritmo vigoroso y con el estilo de cine mudo característico del director que se basa en los golpes y caídas manteniendo su rictus indiferente, es una obra esencial dentro de la filmografía del director que cautivará a todos los amantes de la comedia muda por calar en el corazón y en la mente del espectador con lo que ofrece su trama, concluyendo un estupendo film que satisface notablemente a todos aquellos que quieran descubrir la mejor filmografía de Buster Keaton.

La fotografía en blanco y negro hace gran uso de los claroscuros y logra una trabajo repleto de detalles que es estéticamente apropiado y confortante para trasmitir buenas vibraciones al espectador. La música aun siendo una película muda tiene sonidos simpáticos e insinuantes en sus ritmos clásicos que hilan un sutil y apropiado acompañamiento musical. Los planos y movimientos de cámara consuman un sensacional trabajo técnico mediante el uso de los generales, primero planos, plano-contraplanos, planos medios, primeros planos, travellings, seguimiento, planos americanos y detalles muy usados en el cine mudo que sacan lo mejor de los gags y situaciones insólitas que vive el protagonista. Cabe destacar también, los efectos visuales de cámara muy competentes y sorprendes para la época que añaden atractivo al film.

Las actuaciones son auténticas y genuinas en el caso sobre todo del principal como era de esperar. Como protagonista absoluto Buster Keaton está contundente en su humor que le dio fama universal para satisfacer a todos con su curiosa inexpresividad, siendo oportunos los acompañamientos de Kathryn McGuire, Joe Keaton, Ward Crane, Erwin Connelly y Jane Connelly entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos del personaje en una tarea clásica y elegantes que junto con los decorados, exteriores e interiores que te transportan in situ.

El guion, escrito por Clyde Bruckman, Jean Havez y Joseph Mitchell, tiene la curiosidad de haber sido tomado prestado en parte o al menos la idea por Woody Allen muchos años después en La rosa púrpura del Cairo, y lleva a cabo una historia bien trabajada para explotar el tipo de humor de Buster Keaton y hacer reír a todos sus incondicionales y amantes de la comedia clásica de cine mudo, finalizando con ello uno de los films más remarcables y dignos de elogio del director. Esto se lleva a cabo con una narrativa basada en sus expresiones corporales y gesticulares, además de movimientos que trasmite lo que quiere en todo momento el actor y director. Cabe señalar también, el montaje lineal y seguido que va a buen ritmo y que además al ser un mediometraje pasa en un santiamén su visionado.

En conclusión, la considero una obra inmortal e indispensable en la filmografía más selecta de Buster Keaton que logra calar en el espectador amante de la mejor comedia clásica y en la que sobre todo sobresale en humor el último tercio del film, ya que te deja con la boca abierta por sus efectos visuales extraordinarios para la época que dejan al público asombrado. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, montaje, efectos, planos, vestuarios y narrativa no hablada sino gesticular, que convierten a El moderno Sherlock Holmes, en un film lleno del humor característico de un personaje cómico que pasó a la historia junto con Charles Chaplin y Harold Lloyd como lo mejor del cine mudo cómico.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
El moderno Sherlock Holmes (1924), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *