El mundo sigue (1963)

el mundo sigue

El mundo sigue (1963) de Fernando Fernán-Gómez es un drama familiar basado en dos hermanas que se tienen la una a la otra un odio profundo y una envidia permanente. Dirigida con un ritmo tranquilo y con un estilo arriesgado para la época, es de hecho considerada la “película maldita” por problemas con la censura franquista, siendo sorprendente en un trabajo extraordinario lleno de dramatismo en estado puro. Realizada de manera excepcional tiene un resultado eclipsante y provocador que hacen de ella una de las mejores películas del cine español con diferencia.

La fotografía en blanco y negro es sensacional con imágenes evocadoras que son soberbias, ya que están llenas de matices estéticamente apropiados. La música es variada y rítmica al tener sonidos estimulantes que son melódicos pero que son usados en escasas ocasiones en el film. Los planos y movimientos de cámara completan un brillante trabajo técnico a través del uso del avanti, reconocimiento, circulares, seguimiento, generales, primeros planos y cámara en mano en una labor superior en la que llama la atención el continuo movimiento de la cámara siguiendo a los personajes.

Las actuaciones son inconcebibles. Como protagonistas Lina Canalejas esta resplandeciente en uno de los mejores papeles femeninos del cine español, Fernando Fernán-Gómez hila una interpretación admirable y con personalidad propia y Gemma Cuervo esta cautivadora en un trabajo con oscuridad psicológica, siendo sobresalientes los acompañamientos de Milagros Leal, Francisco Pierrá, Agustín González, José Morales, José Calvo, Fernando Guillén, María Luisa Ponte y Pilar Bardem entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios elegantes que marcan las personalidades de los distintos personajes, ya sea su condición humilde o ambiciosa en una apropiada dirección artística.

El guion, escrito por el director y basado en la novela de Juan Antonio Zunzunegui, es absorbente de principio a fin, con auténticos toques verosímiles e incitadores que muestran el pesimismo de sus protagonistas, penetrando de modo sublime en un espectador entregado en el desenlace de la trama. Esto es llevado a cabo con una narrativa con la voz en off pensativa de los protagonistas que muestra al público las ideas retorcidas e insanas de estos, siendo el resto expresivo en sus enormes interpretaciones. Destacando también unos diálogos mordaces que dan un toque ácido al film.

Concluyendo, la considero una obra inolvidable y esencial en la filmografía española, por ser excelente en todos los sentidos y provocadora en un trabajo extraordinario. Muy recomendable por su dirección, guion, interpretaciones, fotografía, planos, movimientos de cámaras, vestuarios, narrativa y diálogos que convierten a El mundo sigue, en un film eminente en el cine español y desde luego de visión obligada para los cinéfilos clásicos buscadores de melodramas perfectos e incitadores.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 10 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
El mundo sigue (1963), 10.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *