El odio (1995)

                                                  el odio

El odio (1995) de Mathieu Kassovitz es un drama considerado por muchos como una película de culto basada en tres jóvenes amigos parisinos de distintas nacionalidades (judía, árabe y africana), que son testigos de unos duros altercados entre la policía y unas bandas y pasan juntos el día siguiente deambulando por la ciudad y creando problemas. Dirigida con un ritmo vigoroso y con un estilo provocador que se basa en el racismo y en la amistad, es una obra incitadora y violenta que muestra los bajos fondos y los enfrentamientos entre la policía y las distintas razas que viven en el lugar, absorbiendo al público con un entramado que se sabe desde el principio que no acabará muy bien, concluyendo un magnífico film que cautivará a todos los que se aventuren a descubrirla.

La fotografía en blanco y negro es violenta y desconcierta al público con imágenes reales de archivo, llamando la atención con una tarea evocadora que estimula y concluye un portentoso e incluso impactante trabajo que es estéticamente siniestro. La música es rítmica con sonidos de reggae, siendo usada solo en determinadas ocasiones, turbando al público también con algunos sonidos cotidianos para añadir tensión. Los planos y movimientos de cámara consuman una gran labor técnica a través del uso de los circulares, rotación, aéreos, avanti, primeros y primerísimos planos, generales, seguimiento, reconocimiento, subjetivos, tercera persona, cámara en mano y detalles que exprimen lo mejor de las interpretaciones y sus alrededores.

Las actuaciones son soberbias y muy creíbles. Como protagonistas Vincent Cassel está chulesco y remarcable en su papel, Hubert Koundé está íntegro y con carácter y Saïd Taghmaoui está aceptable en su labor, siendo buenos los acompañamientos de Abdel Ahmed Ghili, Solo y Joseph Momo y Héloïse Rauth entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones humildes y carentes típicos de bandas juveniles en una espléndida labor que junto con los decorados y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por el director, crea un ambiente de tensión y crispación en la que se masca la desgracia desde el principio, mostrando un día completo de tres jóvenes conflictivos que van provocando a su alrededor después de unos altercados que dejaron a  uno de sus amigos en el hospital, finalizando con ello un magnífico film que penetra con mucho realismo en el público y que muestra a la sociedad del momento sin favoritismos entre los agentes de seguridad y las bandas callejeras. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz explicativa y pesimista que luego pasa a ser insidiosa y vulgar en sus barriobajeros comentarios que de forma directa y desde luego expresiva deja patente la personalidad de los protagonistas. Cabe destacar también, el montaje original que muestra un día completo de los tres jóvenes amigos.

En conclusión, la considero una obra inolvidable e insustituible que muestra como ninguna el racismo en París y todo lo que le rodea tanto en los agentes de seguridad como en las distintas bandas para cautivar al público, ya que es un film arrebatador que deja lo mejor para el final. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que hacen de El odio, un film violento y muy realista que de forma implacable gustará a todos aquellos que se decidan a visualizarlo.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
El odio (1995), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *