El Padrino. Parte III

el padrino III

El Padrino. Parte III de Francis Ford Coppola, es un drama basado en la mafia de la década de los 70, y la finalización de una saga imprescindible. Dirigida con un ritmo lento y apropiado, es arrojada e imprudente por continuar una saga inigualable, personal y propia, siendo competente y arrolladora aunque sin llegar al altísimo nivel de sus predecesoras.

La fotografía, es sugerente, oscura y con luz tenue, por lo que es atractiva y agraciada en un excelente uso de imágenes impactantes y estimulantes que son idóneas y llenas de matices. Y la música, sigue en su línea habitual, con la banda sonora característica de la trilogía, y con sonidos sensacionales y alusivos, que son majestuosos y grandiosos además de llamativos, profundos e inspiradores.

Las actuaciones, son correctas, capacitadas y buenas, pero sin el brillo que el público le exige a la saga. Repitiendo Al Pacino, Diane Keaton, Talia Shire y Richard Bright, y con nuevas caras e interpretaciones de Andy Garcia, Joe Mantegna, Eli Wallach, Sofia Coppola, Bridget Fonda, John Savage y George Hamilton. Los cuales llevan unos vestuarios y caracterizaciones distinguidos y estilosos, con trajes y ropas típicos de gangsters, y bien confeccionados según el personaje, en una gran dirección artística.

El guion, de Francis Ford Coppola y Mario Puzzo, basado en la novela de este último, es interesante y apasionante por momentos, sobre todo al final, e incitador y belicoso como sus predecesores, aunque se intenta ocultar bajo un falso maquillaje de apariencia respetable. Y está argumentado de modo inquietante, pesimista, insano y pernicioso. Empleando una narrativa con voz en off afable del protagonista al principio, siendo explicativa de lo ocurrido tras varios años, y después equilibrada, evocadora, impoluta y desesperanzadora.

Por último, cabe destacar el montaje lineal, narrativo y con algunos flash-back recordatorios, y con el tiempo necesario para explicar la historia a su ritmo. Unos efectos escalofriantes por exaltar la violencia, en su línea asombrosa y admirable. Y unos planos y movimientos de cámara bien elaborados en un sobrio y soberbio trabajo técnico, que saca lo mejor de sí, tanto de la acción, como de las imágenes mostradas en el film.

Por lo que, en líneas generales, la considero una obra imprescindible y esencial para acabar la saga, con tintes de las primeras obras pero sin mantener el sobresaliente listón de las 2 primeras. Recomendable por su dirección, guion, fotografía, música, montaje, efectos, vestuarios y caracterizaciones y narrativa, que consiguen darle con El Padrino. Parte III, un digno final a una saga que queda para la posteridad cinematográfica, del más puro cine clásico y de culto.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (3 votes cast)
El Padrino. Parte III, 9.3 out of 10 based on 3 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *