El sueño de Casandra

el sueño de casandra

El sueño de Casandra de Woody Allen, es un drama del estilo de Match Point o Delitos y faltas, pero de menor calidad. Dirigida con un ritmo lánguido y reposado, juega con la intriga y el suspense con efectividad, dejando de lado su humor habitual. Realizada de forma competente y apasionante, tiene un resultado provocador e implacable que podría haber sido más, pero que retuerce demasiado al final del film, perdiendo gran parte del interés que ha generado a lo largo de la historia.

La fotografía, es cualificada y estéticamente apropiada, con imágenes lumínicas y sugestivas que son idóneas para la trama por estar llenas de detalles. La música, es inquietante y turbadora, en especial en los momentos clave, gracias a unos sonidos intensos y estimulantes que enardecen y preparan al espectador para mantenerlo en tensión y suspense. Y los planos y movimientos de cámara, están elaborados con sobriedad, empleando con habilidad los subjetivos, primeros planos, avanti, reconocimiento y voyeur en un aceptable trabajo técnico.

Las actuaciones, son señaladas y destacables. Con Ewan McGregor creíble y aceptable y Colin Farrell sensible e inestable psicológicamente, siendo notables los acompañamientos de Tom Wilkinson, Hayley Atwell, Sally Hawkins y Aidan McArdle. Empleando para estos, unos vestuarios elegantes pero también informales según la escena, siendo estéticamente evocadores y naturales, junto con unos idóneos decorados que te transportan al lugar en cuestión.

El guion, escrito por el mismo director, es interesante e insidioso, con momentos de suspense e intriga sustanciosos, que dan a la trama una atmósfera turbia y oscura que se vuelve penetrante y perniciosa, aunque al final se vuelve demasiado redundante. Llevado a cabo con una narrativa equilibrada y dinámica, que es sencilla pero urdidora y directa, con toques ocultos y malévolos que muestran hasta donde son capaces de llegar las personas normales y corrientes, por solucionar problemas o vivir una vida llena de lujos.

En definitiva, la considero una obra eficiente por momentos, con algunas notas positivas pero lejos de otras cintas dramáticas propias del director de mayor calado. Ya que, aun siendo provocadora por su trama, carece en ocasiones de pasión, y al final se vuelve demasiado rebuscada y defectuosa. Recomendable por su dirección y narrativa, que salvan El sueño de Casandra aunque escasamente, porque tan solo nada en la superficie del interés del público, cumpliendo su cometido en determinadas escenas pero no en todas, y que gustará a sus seguidores pero sin embargo, no sentirán que han visto una de las cintas imprescindibles del director.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
El sueño de Casandra, 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *