El tren (1964)

                                             el tren

El tren (1964) de John Frankenheimer es un drama de intriga basado en el final de la segunda guerra mundial, cuando los alemanes querían llevarse a su país las mejores pinturas de Francia y hacerlo a través del tren. Dirigida con un ritmo enérgico y con un estilo atractivo que mezcla con mucha sabiduría el drama con el suspense, es una obra sobresaliente desde que empieza hasta que acaba con una trama sensacional que apasiona a todos los cinéfilos clásicos en su visionado, logrando dejar gran marca a quién la vea, ya que todo lo que en ella se muestra es admirable, concluyendo un arrollador film que es excepcional en resultado.

La fotografía en blanco y negro es alusiva y bien cuidada hasta el más mínimo detalle, mostrando imágenes impactantes que llaman la atención del público, desconcertándolo con un portentoso trabajo que lo mantiene todo el rato pegado al asiento. La música es evocadora en sus canciones francesas y después enardecedora en sus melodías que añaden intriga o emotividad según el momento del film, pero predominando los sonidos intensos que inquietan en las escenas oportunas gracias a sus arrolladores sonidos. Los planos y movimientos de cámara consuman una magnífica labor técnica mediante el uso del avanti, generales, reconocimiento, seguimiento, circulares, detalles, aéreos, travellings, cámara en mano, primeros y primerísimos planos que dan dinamismo al film y exprime lo mejor de la trama y las interpretaciones.

Las actuaciones son enormes y rutilantes. Como protagonistas Burt Lancaster trabaja con personalidad en un contundente papel, Paul Scofield está remarcable en su labor y Jeanne Moreau está convincente en su tarea, siendo señalados los acompañamientos de Michel Simon, Howard Vernon y Suzanne Flon entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios sugestivos de maquinistas de trenes y militares alemanes de la segunda guerra mundial en una espléndida labor que, junto con los fastuosos decorados, te transportan al momento y lugar en cuestión. Cabe destacar también, unos excelentes efectos visuales y de sonido que son sorprendentes y espectaculares para la época por las explosiones y los disparos, fascinando al público con mucho atractivo.

El guion, escrito por Franklin Coen y Frank Davis, es apasionante de principio a fin al exponer como unos maquinistas franceses intentan salvar un tren lleno de cuadros de un valor incalculable para que no lleguen a Alemania, pasando por innumerables peligros para llevar a cabo esta difícil y no deseada misión que finaliza un soberbio film que seducirá a todos en su visionado. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off explicativa y escrita al principio para situar al público, siendo el resto expresiva y conspiradora para añadir tensión a un film que literalmente te hace no despegar la vista de la pantalla.

Para finalizar, la considero una obra indeleble y esencial en el séptimo arte por ser emocionante y mantener al público expectante con estilo durante todo el film, ya que su apasionante historia cautivará sin remisión a todos aquellos que decidan descubrirla al tener en su interior todos los componentes necesarios para dejar un recuerdo indeleble de su visionado. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, movimientos de cámara, vestuarios, decorados y narrativa que vuelven a El tren, un film sobresaliente no solo en lo que expone, sino también en el modo en que lo expone.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
El tren (1964), 9.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *