Entre pillos anda el juego (1983)

                                                entre pillos anda el juego

Entre pillos anda el juego (1983) de John Landis es una comedia basada en la apuesta que hacen dos hombres ricos de la bolsa en la que por un dólar, apuestan a que un hombre rico lo pueden volver pobre y viceversa. Dirigida con un ritmo activo y con un estilo totalmente hilarante por su trama e interpretaciones, es una obra divertida que ha sabido sobrevivir con el mismo humor el paso del tiempo y que además siempre te quedas viendo cuando la echan por la tela, sobre todo en fechas navideñas por satisfacer con todo lo que se propone tanto en humor como en mensaje, concluyendo un jocoso film que sin ser brillante cumple de sobra con lo que se propone.

La fotografía es alusiva y vistosa en sus imágenes competentes y estéticamente apropiadas para la época navideña en la que se desarrolla el film, logrando una labor agraciada y repleta de detalles. La música es clásica y estimulante en sus sonidos variados y melódicos que agradan en un perfecto acompañamiento musical de Elmer Bernstein. Los planos y movimientos de cámara consuman una buena labor técnica mediante el uso de los travellings, seguimiento, reconocimiento, grúas, ascendentes, descendentes, generales, plano-contraplanos, cámara en mano, rotación y circulares que exprimen lo mejor del film y de sus interpretaciones.

Las actuaciones son carismáticas y cumplidoras. Como protagonistas Eddie Murphy está remarcable en su papel más habitual y Dan Aykroyd está genuino en una labor a su medida, siendo buenos los acompañamientos de Jamie Lee Curtis, James Belushi, Don Ameche, Ralph Bellamy y Giancarlo Espósito entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones elegantes y distinguidos por un lado y humildes y carentes por otro para marcar claramente las diferentes clases sociales en una espléndida labor que junto con los decorados ostentosos o pobres cumplen bien con su labor.

El guion, escrito por Timothy Harris y Herschel Weingrod, es cuanto menos curioso en lo que propone al querer dar a entender que una persona rica en el entorno y circunstancias apropiadas puede ser tan delincuente como una persona pobre y desesperada y viceversa, entreteniendo al público con esa premisa y con unas hilarantes interpretaciones que se recuerdan aun con el paso de los años, finalizando un apropiado film que es preferible ver en navidad. Esto se lleva a cabo con una narrativa clásica y educada por un lado y más vulgar y ocurrente por otro en una gran tarea que aumenta la jocosidad del film. Cabe señalar también, el montaje lineal y seguido que exprime gran historia en casi dos horas de duración y que hace que pase su visionado en un santiamén.

En definitiva, la considero una comedia imprescindible de los 80 que es recordada con humor y simpatía por todos aquellos que la vieron en su momento, ya que sin duda tiene todos los componentes necesarios para sobrevivir eficazmente el paso del tiempo. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que convierten a Entre pillos anda el juego, en un film vistoso y lleno de humor para satisfacer a los buscadores de comedias poco exigentes.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
Entre pillos anda el juego (1983), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *