Estudiantes en Oxford (1940)

                                              estudiantes en oxford

Estudiantes en Oxford (1940) de Alfred J. Goulding es una comedia basada en el dúo cómico Laurel y Hardy, que en esta ocasión van a estudiar a Oxford pagados por un banquero que les agradece que evitaran un robo. Dirigida con un ritmo animado y con el habitual estilo del dúo cómico, es una obra agradable de ver y divertida por las situaciones que viven nuestros protagonistas en su aventura de ir a estudiar a Oxford donde reciben las novatadas de los estudiantes entre otras situaciones cómicas que sacarán las risas de toda la familia, concluyendo uno de sus films más recordables que dejará buena sensación tras su visionado.

La fotografía en blanco y negro está cuidada en detalles simpáticos que logran un trabajo eficiente y confortante que ayuda a crear el ambiente necesario para el espectador. La música es melódica y agradable de escuchar gracias a un sutil acompañamiento musical que es idóneo para el tipo de humor que ofrece el film. Los planos y movimientos de cámara consuman una decente labor técnica mediante el uso del avanti, retroceso, seguimiento, generales, detalles, planos medios, plano-contraplanos y planos americanos que sacan lo mejor de los gags.

Las actuaciones vuelven a ser divertidas e ingenuas en el famoso dúo cómico del gordo y el flaco. Como protagonistas Stan Laurel vuelve a dar con su toque inocente una encantadora lección y Oliver Hardy completa el dúo con su personaje algo gruñón y con poca paciencia, siendo competentes los acompañamientos de Forrester Harvey, Wilfred Lucas, Forbes Murray, Frank Baker y Peter Cushing entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones elegantes y formales por un lado que marcan la clase alta y luego característicos de los principales en una oportuna labor que cumple con su cometido.

El guion, escrito por Charley Rogers, Felix Adler, Harry Langdon y Stan Laurel, está repleto de humor por los continuos gags de los protagonistas y sus bromas estilo slapsticks que serán las risas de toda la familia por sus golpes y exageraciones que son el verdadero fuerte del film, ya que su historia es solo la excusa que lleva a los personajes a vivir continuas y descabelladas situaciones cómicas para deleite de los amantes del género. Esto se lleva a cabo con una narrativa alusiva de cada personaje con sus respectivos acentos en una expresiva tarea que además lleva dentro los habituales diálogos ocurrentes y dicharacheros del dúo que son de lo mejor del film. Cabe señalar también, el montaje seguido y acompasado que mete gran historia a buen ritmo y pasa en un santiamén su visionado.

En definitiva, la considero una obra inolvidable y esencial en la selecta filmografía del gordo y el flaco que dejará grata sensación tras su visionado por tener todos los componentes necesarios de sus películas para satisfacer a toda la familia y en especial a los que busquen un humor sencillo e inocente. Recomendable por su dirección, actuaciones, fotografía, montaje, planos, caracterizaciones y diálogos que hacen de Estudiantes en Oxford, un film divertido y digno de ser visto por todos los públicos.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Estudiantes en Oxford (1940), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *