Fiebre del sábado noche (1977)

                                           fiebre del sábado noche

Fiebre del sábado noche (1977) de John Badham es un drama musical basado en el baile en el que un joven llamado Tony Manero y sus amigos van cada fin de semana a la discoteca 2001 para bailar. Dirigida con un ritmo dinámico y con un estilo jovial y fresco que está centrado en el baile, es una obra que sobrevive eficazmente el paso del tiempo de forma arrolladora en los movimientos ya míticos de John Travolta que lo lanzaron a la fama, logrando una película impetuosa y desde luego portentosa en la que la trama pasa a un segundo planos y los bailes y música de los Bee Gees se quedan en la retina del espectador.

La fotografía es alusiva en sus imágenes llamativas que están repleta de matices estéticamente estimulantes y vistosos que transportan al público al momento y lugar en cuestión. La música de los Bee Gees logran una labor musical excelente e inolvidable con sus éxitos, logrando un excitante acompañamiento en los bailes que dejan huella a su paso por todos los que los observan. Los planos y movimientos de cámara consuman una espléndida labor técnica mediante el uso de la cámara en mano, subjetivos, circulares, rotación, tercera persona, aéreos, grúas, avanti y primeros y primerísimos planos que sacan lo mejor de la acción.

Las actuaciones son acertadas y cumplidoras. Como protagonista absoluto John Travolta está impecable en sus bailes y correcto en su arquetipo de joven rebelde que repetirá luego en Grease, siendo decentes los acompañamientos de Karen Lynn Gorney, Barry Miller, Joseph Cali, Paul Pape, Donna Pescow y Julie Bovasso entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos de la época, salas de baile y jóvenes del momento en una fascinante labor que junto con la cautivadora discoteca te transporta in situ.

El guion, escrito por Norman Wexler y basado en la historia de Nik Cohn, está dividido en dos partes, por un lado la historia de unos jóvenes rebeldes y problemáticos con un camino sin definir en la vida y por el otro el baile que es lo que verdaderamente se queda en la mente del espectador tras ver el film, concluyendo una cinta atractiva que sigue siendo de lo más amena y entretenida aun con el paso de los años. Esto se lleva a cabo con una narrativa vulgar e insinuante típica de jóvenes poco centrados que logran una labor expresiva que contiene detalles directos y egoístas por un lado y pesimistas por otro.

Concluyendo, la considero una obra arrolladora en sus bailes y amena en su trama aunque está contiene algunos fallos que no pasan desapercibidos, pero desde luego si tiene en su interior dos cosas que seguirán haciendo el film atractivo e incluso apasionante, por un lado la música de los Bee Gees y por el otro los bailes indelebles de John Travolta. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios y caracterizaciones que hacen de Fiebre del sábado noche, un film inolvidable y fresco aún con el paso de los años.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMON 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.5/10 (2 votes cast)
Fiebre del sábado noche (1977), 6.5 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *