Good morning, Vietnam (1987)

                                            good morning, vietnam

Good morning, Vietnam (1987) de Barry Levinson es una comedia dramática basada en un pinchadiscos carismático que es enviado a Saigón en plena guerra de Vietnam para animar a las tropas, aunque una vez allí no es bien recibido por todos. Dirigida con un ritmo dinámico y con un estilo alegre y triste a la vez que cautiva a los más sentimentales, es una obra inolvidable en varios sentidos, pero sobre todo por la inconmensurable y genuina interpretación de Robin Williams que deja una huella indeleble en un film que encantará a todos aquellos que se aventuren a descubrir, ya que es hermoso y emotivo en su historia que no se olvida y llega desde distintos frentes al corazón del espectador.

La fotografía es evocadora al lugar, gracias a unas imágenes lumínicas y vistosas que agradan ver e incluso divierten en una estimulante labor repleta de matices que en ocasiones puede llegar a ser impactante. La música es alentadora y variada por los ritmos de la radio y canciones de la época en una sensacional tarea que arrolla a todos por el trabajo expuesto de Alex North. Los planos y movimientos de cámara cumplen con una labor informal que utiliza mucho la cámara en mano, los travellings, seguimiento, panorámicos, steadycam, tercera persona, aéreos, avanti y primeros planos que sacan lo mejor de las interpretaciones y también de la historia.

Las actuaciones son auténticas y están llenas de carisma. Como protagonista absoluto Robin Williams brilla en uno de sus mejores papeles fascinando a todos con su verborrea, siendo cumplidores también los acompañamientos de Forest Whitaker, Bruno Kirby, Robert Wuhl, Noble Willingham y Tung Than Tran entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones alusivos de militares y de civiles de Vietnam en una oportuna labor que junto con los pertinentes decorados te transportan in situ.

El guion, escrito por Mitch Markowitz, tiene todos los componentes necesarios para dramatizar y divertir a todos los públicos no con una trama penetrante pero si con una historia que llega directamente al corazón con Robin Williams como capitán carismático de un barco que intenta redimirse de la manipulación al mostrar las noticias tal cual son, concluyendo un film notable que no dejará a nadie insatisfecho tras su visionado. Esto se lleva a cabo con una narrativa sugestiva a los Vietnamitas y militares pero destacando por encima de todo la imparable verborrea del protagonista con alta dosis de humor ingenioso y ocurrente que serán las risas de todos.

Para finalizar, la considero una obra imperecedera e insustituible en la filmografía del director y de Robin Williams que quedará con efectividad en el corazón de aquellos amantes de las comedias dramáticas que quieren además hacer mella en el espectador. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, narrativa y diálogos que hacen de Good Morning, Vietnam, un film necesario de ver dentro de las cintas de la década de los  80.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.5/10 (2 votes cast)
Good morning, Vietnam (1987), 7.5 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *