El gran salto (1994)

                                        el gran salto

El gran salto (1994) de los hermanos Coen, es un intento no superado de llegar a la mejor comedia negra afilada de su estilo más habitual. Película con algunos momentos singulares cuyo fuerte son las situaciones insólitas y poco creíbles que serán las risas de todos los seguidores del género y de los afilados directores. Algunos momentos son acertados y transcurren en un momento histórico de lo más oportuno que abre la oportunidad de llegar a más absurdas situaciones, aunque comete el fallo de ir de más a menos hasta caer en lo repetido, dejando pasar la oportunidad de pulir un film mejor y más trabajado en humor y en su trama.

El guion, escrito por los directores junto con Sam Raimi, es curioso y deja entrever un periodo de transición hacia un cine mejor y más punzante que tiene algunos detalles recordables, pero que tras su visionado te deja la sensación de ser una trama jocosa en ocasiones pero nada del otro mundo, y menos aún tratándose de unos directores capaces de ofrecer comedias negras de primera categoría, de esas que dejan grata sensación a toda clase de espectadores y en especial a los más exigentes. Por lo que el film, se puede considerar como un paso hacia un cine superior y con un humor que se recuerda por el gran talento fílmico y narrativo de los directores.

Técnicamente, la película no carece ni de estilo ni de calidad. La fotografía es algo oscura y crea una atmósfera turbia que desconcierta algo al espectador en su visionado. La música es alusiva y estimulante en sus variadas melodías que añaden diversión, emotividad o tristeza según es requerido por la trama. Los planos y movimientos de cámara son de lo más dinámicos y vuelven a sacar a relucir la cámara en mano y los subjetivos para transportar al público y dar su toque particular al film. Con lo que visual y sonoramente, se logra una película competente y con los detalles acostumbrados de tan aclamados directores.

De nuevo, la narrativa y los diálogos vuelven a ser la parte más destacable del film, al igual que en anteriores y posteriores cintas de los Coen. Estos son profundos y algo extraños en sus atrayentes y afilados comentarios que son irónicos para sacar las risas del espectador y en ocasiones reluce también la voz en off del protagonista. También su montaje es original al ser lineal y seguido pero con algunos flash-backs recordatorios para poner al público en situación de la insólita historia de una empresa de lo más rara y sorprendente.

También merece la pena destacar los vestuarios y caracterizaciones elegantes e impolutos por un lado y más carentes y de obreros por otro para transportarte al momento y lugar en cuestión, junto con unos decorados y exteriores de lo más lúgubres y singulares. Sin embargo, las interpretaciones no son todas destacables y Jennifer Jason Leigh es la que se echa el film a las espaldas junto con un estupendo Paul Newman, ya que la interpretación de Tim Robbins es algo forzada y no pasa de ser meramente aceptable. Por lo tanto, la película es recomendable por algunos aspectos técnicos y narrativos pero no en su totalidad de detalles fílmicos, ya que los directores estaban en pleno proceso de mejora de un género, que poco después dominarían a la perfección para ser un auténtico referente de la comedia negra más afilada.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
El gran salto (1994), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *