Grease (1978)

                                             grease

Grease (1978) de Randal Kleiser es un musical y una comedia romántica considerada por muchos como una película de culto que está basada en una joven pareja que se conocen y enamoran en el playa y una vez llegan al instituto, él cambia y se vuelve más egoísta e insensible. Dirigida con un ritmo enérgico y con un estilo acertadamente jovial y jocoso que hace que perviva notablemente aún con el paso de los años, es una obra que ha marcado y seguirá marcando a varias generaciones con su encanto, gracias a una trama repleta de música, amor, adolescencia, amistad y chulería para cautivar a todos los públicos, concluyendo una obra excepcional que tiene algo en su interior que la convierte en uno de esos films de visión obligada que hace que te pegues una y otra vez al televisor cuando la echan en la sobremesa.

La fotografía es animada al principio en los créditos y luego real, consiguiendo una lumínica y evocadora labor que te transporta con estilo a los años 50, ya que está repleta de matices llamativos que estimulan en una tarea portentosa y estéticamente inolvidable. La música es variada en un sensacional trabajo que es de lo más arrollador y muestra canciones románticas por un lado y rítmicas por otro, cautivando al público en un sobresaliente e indeleble trabajo. Los planos y movimientos de cámara consuman una dinámica tarea técnica a través del uso de la cámara en mano, seguimiento, travellings, generales, avanti, retroceso, grúas, panorámicos, reconocimiento, grúas, panorámicos, circulares, rotación y generales que sacan lo mejor de la historia y las interpretaciones.

Las actuaciones son divertidas y genuinas. Como protagonistas John Travolta está auténtico en su estereotipo de joven rebelde que anda entre el amor y la amistad y Olivia Newton-John  está sensible y susceptible en un inocente papel, siguiendo en la misma línea interpretativa Stockard Channing, Jeff Conaway, Barry Pearl, Michael Tucci, Kelly Ward, Didi Conn y Jamie Donnelly entre otros, contando también con un pequeño papel de Lorenzo Lamas lejos de su arquetipo más habitual. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones alusivos a la época de jóvenes chulescos y de bandas en un fascinante trabajo que junto con los espléndidos decorados de interiores y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por Bronte Woodard y Allan Carr y basado en el musical de Jim Jacobs y Warren Casey, lleva por bandera una historia sencilla basada sobre todo en el amor y la amistad de un grupo de jóvenes rebeldes que van sufriendo una transformación personal a lo largo del último curso antes de la universidad, finalizando un film mítico que sobrevive las décadas eficazmente y que es visto todos los años por muchos seguidores e incondicionales. Esto se lleva a cabo con una narrativa vulgar y ordinaria que es muy apropiada para lo que ofrece y expresiva en sus diálogos espontáneos y burlones que satisfacen al público con mucho humor.

En definitiva, la considero una obra inmortal e insustituible que perdura en el corazón y en la mente de varias generaciones hasta conseguir la categoría de culto por todos ellos, finalizando uno de los films de visión obligada que todo el mundo conoce y respeta. Recomendable por su dirección, guion, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, decorados y diálogos que vuelven a Grease, un film irresistible para todos aquellos jóvenes que haciendo zapping se encuentren con ella en televisión.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Grease (1978), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *