Grupo salvaje (1969)

                                            grupo salvaje

Grupo salvaje (1969) de Sam Peckinpah es un western basado en un grupo de atracadores que son engañados al robar un banco y se mantienen al margen de la ley en la frontera entre Norteamérica y México, mientras son acosados por un grupo de caza recompensas. Dirigida con un ritmo vertiginoso en la acción y tranquilo en el resto y con un estilo de western algo renovado para una época en la que ya estaba en declive, es una obra portentosa en su trama y desesperanzada en sus personajes, los cuales son expuestos sin tener la intención de caer bien al público, sino todo lo contrario, más bien como malhechores y traidores sin más principios que su propio egoísmo, concluyendo con esa premisa uno de los mejores western de todos los tiempos que cautivará a todos los seguidores del género.

La fotografía es lumínica y evocadora en una labor que impacta y desconcierta en las escenas de violencia, logrando un labor bien trabajada en matices que es portentosa en resultado y emocionante a ratos en sus sensacionales escenas de tiroteos. La música es alusiva a cada lugar visitado, penetrando en el público con sonidos emotivos por un lado y alentadores en la acción, arrollando al público con sus acertadas melodías. Los planos y movimientos de cámara consuman una gran labor que exprime lo mejor del film mediante el uso de los primeros y primerísimos planos, reconocimiento, seguimiento, avanti, retroceso y subjetivos que alternan en la acción lo rápido y lo ralentizado para dejar al público absorto. Cabe destacar también, los efectos visuales y de sonido que son atractivos y están muy bien trabajados para la época, enardeciendo la violencia.

Las actuaciones son profundas y admirables de todos y cada uno de ellos. Como protagonistas William Holden está frío e indolente en su papel, Ernest Borgnine insensible y acertado y Robert Ryan notable y con calado psicológico, siendo brillantes también los acompañamientos de Edmont O´Brien, Warren Oates, Jaime Sánchez, Ben Johnson y Emilio Fernández entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos al western en un soberbio trabajo que, junto con los excelentes decorados, te transportan con mucho abierto a la época y lugares visitados.

El guion, escrito por el director junto con Walon Green, es absorbente al exponer un grupo de atracadores que no caen bien al público y van directos al desastre por sus propios hechos, enemistándose con ambos bandos (Mexicano y Estadounidense) hasta quedarse solos, concluyendo un film novedoso dentro del género en una época en la que ya no brillaba este con la misma fuerza. Esto se lleva a cabo con una narrativa desesperanzada e insidiosa en la que se masca la tragedia y el pesimismo con tono sugestivo y desde luego expresivo. Cabe señalar también, el montaje lineal y acompasado que no se hace largo incluso con su duración de casi dos horas y media, ya que alterna los ritmos rápidos y lentos con algunos flash-backs para situar al espectador en la completa historia de la trama.

En conclusión, la considero una obra inmortal e indispensable en el género y en la filmografía del director, por ofrecer una historia amarga sobre unos personajes sin futuro que no muestran ninguna intención de caer bien al espectador, sino todo lo contrario, más bien una trama arrebatadora que cautivará a todos los seguidores del género y en especial a los cinéfilos más exigentes. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que convierten a Grupo salvaje, en un film desmoralizador y violento en la historia que propone para dejar al espectador maravillado en su intensa trama.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
Grupo salvaje (1969), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *