Historias de Filadelfia (1940)

historias de filadelfia

Historias de Filadelfia (1940) de George Cukor es una comedia romántica elegante y sobresaliente. Dirigida con un ritmo vital y con el estilo característico de humor sofisticado que entretiene y divierte al público más exigente, es una obra espléndida que ha ido resistiendo perfectamente el paso del tiempo por su historia y enormes interpretaciones de caras conocidas y admiradas en el séptimo arte que se adueñan de la atención del espectador, concluyendo una simpática obra que gusta a toda clase de cinéfilos. Realizada de manera irresistible en sus enredos amorosos, tiene un resultado excepcional de visión obligada.

La fotografía en blanco y negro es bella y está cuidada hasta el más mínimo detalle, realizando una labor decorativa de interiores y exteriores maravillosa que cumple en un notable trabajo visual. La música es melódica y romántica en ciertos momentos, añadiendo también sonidos simpáticos y agradables cuando la acción lo requiere y también otros melancólicos en determinas escenas gracias a la mano inconfundible de Franx Waxman. Los planos y movimientos de cámara consuman un dinámica y atractiva labor técnica mediante el uso de la cámara en mano, continuo seguimiento, primeros planos, generales, reconocimiento, avanti, plano-contraplanos, travellings y detalles.

Las actuaciones son remarcables y lustrosas. Como protagonistas Cary Grant está convincente y genuino en su línea humorística habitual, Katherine Hepburn está resplandeciente en un papel con su carácter habitual y James Stewart está auténtico y admirable en su tarea, obteniendo por ello el oscar, siendo señalados los acompañamientos de Ruth Hussey, John Howard, Roland Young y John Halliday entre otros. Emplea para estos unos vestuarios elegantes y distinguidos que marcan la alta clase social a la que pertenecen los protagonistas, labor que junto con los ostentosos decorados de interiores y exteriores, te transporta  in situ.

El guion, escrito por Donald Ogden y Waldo Salt y basado en la obra de teatro de Philip Barry, completa una comedia romántica de enredos amorosos brillante que apasiona desde que empieza y va a más a medida que avanza la trama, obteniendo el oscar en esta categoría en uno de esos trabajos que cautiva a todos los públicos y no pierde nada de su enorme calidad cinematográfica con el paso de los años. Esto se lleva a cabo con una narrativa enérgica y expresiva que lleva impresa en su interior unos diálogos ocurrentes y burlones que son empleados por los principales con mucha perspicacia.

Concluyendo, la considero una obra inmortal e indispensable en sus géneros y en el séptimo arte, ya que cautiva en su visionado a todos los públicos por sus enredos amorosos y su calidad cinematográfica, concluyendo una cinta sobresaliente que brilla con luz propia y que divierte y encanta a todo aquel que se aventure a descubrirla. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara, vestuarios, decorados y narrativa que hacen de Historias de Filadelfia, un film enorme y de visión obligada para todos aquellos que quieran descubrir una de las mejores comedias románticas del séptimo arte.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
Historias de Filadelfia (1940), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *