Infierno de cobardes (1972)

                                            infierno de cobardes

Infierno de cobardes (1972) de Clint Eastwood es un western basado en un forastero que llega a la ciudad fronteriza de Lago y es contratado por los directivos de la compañía minera del pueblo para que los defienda de tres pistoleros que acaban de salir de la cárcel. Dirigida con un ritmo vigoroso en la acción y tranquilo en el resto, es una obra entretenida e incluso en algunos momentos jocosa dentro del western que gustará a los amantes del género y a los seguidores del director como actor cuando desempeña su habitual papel de tipo duro, concluyendo un digno film que tiene todos los componentes necesarios para ser recordable y no dejar a nadie indiferente.

La fotografía es sugestiva y lumínica en sus imágenes repletas de detalles del género que confortan o impactan según la acción, logrando una portentosa labor que es estéticamente idónea para la trama. La música es melódica y típica del western en sus sonidos inquietantes y turbadores por un lado o intrigantes por el otro, logrando una intensa tarea que hace sentir al público la amenaza cuando es necesario. Los planos y movimientos de cámara consuman una buena labor técnica mediante el uso de las grúas, tercera persona, generales, planos americanos, panorámicos, reconocimiento, cámara en mano, subjetivos, avanti y retroceso que sacan lo mejor de la acción y las interpretaciones.

Las actuaciones son convincentes y acertadas. Como protagonistas Clint Eastwood está auténtico en su línea de tipo duro y chulesco habitual, siendo adecuados los acompañamientos de Verna Bloom, Marianna Hill, Mitchell Ryan, Robert Donner, Stefan Gierasch y Jack Ging entre otros. La dirección artística emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones alusivos al género en una pertinente labor que junto con los oportunos decorados te transportan eficazmente. Cabe destacar también, los efectos visuales y de sonido que enardecen la violencia en determinadas escenas.

El guion, escrito por Ernest Tidyman, es ameno y tiene todo lo necesario para agradar a los amantes del western, aunque este no varía de lo habitual como el pistolero sin nombre que es un gran tirador con pocos escrúpulos, el pueblo amenazado que contrata sus servicios y los 3 villanos que quieren volver a este y hacer de las suyas, concluyendo un notable film que se ve en un santiamén y no decepcionará a nadie en su visionado. Esto se lleva a cabo con una narrativa insidiosa e insinuante que con tono expresivo por un lado y escaso en el protagonista dan su toque personal y a veces divertido al film. Cabe señalar también, el montaje con flash-back para poner al público en situación del pasado del personaje principal.

Concluyendo, la considero una obra indeleble y esencial en la filmografía del director que ofrece la parte apasionante de un buen western y los detalles hilarantes de humor sarcástico y afilado del personaje habitual de tipo duro de Clint Eastwood, cautivando con ello a todos sus seguidores. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, efectos, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que hacen de Infierno de cobardes, un film ameno y portentoso que gustara a todos en su visionado.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
Infierno de cobardes (1972), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *