La bruja (2015)

                                              la bruja

La bruja, de Robert Eggers, es un drama psicológico de terror y cine independiente norteamericano basado en una familia de colonos que vive en Nueva Inglaterra, en 1630, y temen un bosque cercano en el que sospechan que vive algo sobrenatural. Con este entramado sobre la mesa, se construye un film bastante pretencioso cuya primera mitad es bastante floja y no crea demasiado interés ni inquietud. Después la cosa cambia y empieza el desconcierto, a través de una historia turbia y algo tenebrosa que mantiene con más oficio al público pegado al asiento, pero sin embargo no termina de arrancar en ningún momento y concluye sin pena ni gloria para decepción de los seguidores del género.

Uno de los puntos positivos que tiene, es colocar su argumento en una época en la que el cristianismo y la ignorancia hacia lo sobrenatural es desmesurado. Con ello, se logra crear una atmósfera siniestra apoyada en una fotografía alusiva que hace buen uso de los claroscuros y llena de misterio la película. La música usada para crear ambiente es triste en sus melodías nostálgicas, además, también son usados sonidos intensos que hacen sentir una continua sensación de amenaza. Los planos y movimientos de cámara consuman una decente labor técnica mediante el uso de los subjetivos, primeros, primerísimos planos y seguimiento que ayudan a crear más tensión en la película.

El guion, escrito por el director, es presuntuoso en su empeño de crear una trama distinta al resto de films de terror, y para ello, se apoya en el drama psicológico al ir creando más y más tensión a través de una familia que siente que algo se cierne sobre ella, y a cada minuto que avanza la historia, es más recelosa de sus propios miembros de la familia. Pero con todo esto,  en ningún momento se llega a sentir una inquietud efectiva, por lo que falla en este menester y deja para el final lo mejor aunque sin dejar al espectador perplejo con su resolución. Esto se lleva a cabo con una narrativa llena de intriga que añade enigma al film y profundidad en sus sombrías conversaciones. Merece la pena señalar, que el montaje lineal y seguido marca un ritmo paulatino que es algo asfixiante pero de corta duración.

En cuanto a la parte interpretativa, señalar que son cumplidoras y convencen en su intención de aparentar ser una familia del siglo XVII a través de sus miedos y extremo cristianismo. Cuenta para ello con caras que no son conocidas para el público como de Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson, Kate Dickie, Harvey Scrimshaw, Lucas Dawson y Ellie Grainger entre otros. Los vestuarios y caracterizaciones usados para estos son sugestivos del momento y lugar en cuestión en una notable labor que junto con los decorados y exteriores te transportan eficazmente in situ.

Para finalizar, considero La bruja una obra meramente aceptable en algún detalle visual, técnico y de vestuarios pero poco más, ya que se queda bastante corta en su intención de dar miedo o generar desconcierto con profundidad al espectador, ofreciendo un producto poco atractivo que se queda a medias en su intención de crear terror. Por lo que, es una cinta bastante endeble que puede que le guste a alguno de los incondicionales del género terror, aunque repito que es fallida en su intención de utilizar el drama psicológico para aumentar una sensación de turbación que es prácticamente inexistente.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 5 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/10 (1 vote cast)
La bruja (2015), 5.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *