La calumnia (1961)

la calumnia

La calumnia (1961) de William Wyler es un drama psicológico sobresaliente basado en la homosexualidad femenina. Dirigida con un ritmo tranquilo y con un estilo insidioso y osado por llevar a la pantalla una temática tan delicada como el lesbianismo en una época nada tolerante, es una obra incitadora que sacude al público con una trama que estira una mentira hasta límites insospechados, barriendo de forma implacable a todas las personas implicadas y haciendo al público partícipe de que algo así, le puede pasar a cualquiera. Realizada de modo provocador tiene un resultado insuperable que la colocan como una de las indispensables del director y del séptimo arte en general.

La fotografía en blanco y negro es hermosa y confortante al mostrar unas imágenes maravillosas que están estéticamente cuidadas en matices en una gran labor visual. La música es melódica y acompaña todo el film con sonidos bellos y agradables por un lado y sentimentales e intrigantes por otro, cumpliendo notablemente con una tarea muy eficaz. Los planos y movimientos de cámara completan un sobrio pero magnífico trabajo técnico a través del uso de los generales, subjetivos, voyeur, seguimiento, detalles, primeros y primerísimos planos que sacan lo mejor de la historia.

Las actuaciones son excepcionales y muy profundas. Como protagonistas Audrey Hepburn está sincera en una labor intachable, Shirley MacLaine trabaja con sentimiento y emotividad, James Garner brilla con personalidad propia y Karen Balkin hila una persuasiva interpretación repleta de maldad en un papel infantil difícil de olvidar, siendo notables las interpretaciones de Miriam Hopkins, Fay Bainter y Veronica Cartwright entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios alusivos y bien trabajados a cada uno de los personajes según su edad y unos decorados oportunos.

El guion, escrito por Lillian Hellman y basado en su propia obra de teatro, es absorbente en una historia verosímil que compromete al máximo y turba al público por estar llevada de manera perniciosa, arrollando al espectador con un argumento incitador que no se olvida, y que además, queda en la retina de todo aquel que se aventure a descubrir esta película tan excelsa como digna de elogio. Esto se lleva a cabo con una narrativa sugestiva y clásica que lleva oculta engaños conspiradores con la única intención de hacer el mayor daño posible, provocando reacción de rechazo a todo aquel que se deje llevar por el film.

Para finalizar, la considero una obra maestra del director y del séptimo arte en general, por llevar a cabo con gran profundidad una historia en la que, lo que empieza como una mentira de niños, puede llegar a tener consecuencias destructivas en muchos aspectos, haciendo además partícipe al espectador de todo ello. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, vestuarios y narrativa que hacen de La calumnia, uno de los films más imprescindibles del director que cautivará hasta a los cinéfilos más exigentes y por supuesto al público en general.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 9 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
La calumnia (1961), 9.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *