La cumbre escarlata (2015)

                                         la cumbre escarlata

La cumbre escarlata (2015) de Guillermo del Toro es un thriller de terror basado en una escritora que vive con su padre y se enamora de un misterioso desconocido inglés, y al morir su padre de forma violenta se casa y se va a vivir con este a Inglaterra a una mansión donde suceden extraños sucesos. Dirigida con un ritmo lento en la trama y vertiginoso en el resto y con el estilo misterioso, tenebroso y con toques violentos que imprime el director en sus films, es una obra visualmente atractiva y técnicamente bien trabajada que sin embargo flaquea algo tanto en la trama con en sus intentos de dar miedo, ya que los sobresaltos son contados y esperables y no inquietan más que el mínimo, concluyendo un film llamativo pero falto de pasión en la historia.

La fotografía es lúgubre y tenebrosa en sus imágenes de interiores que hacen gran uso de los claroscuros en una tarea cuidada hasta el más mínimo detalle para atraer la atención del espectador. La música es melódica y rítmica por un lado e inquietante y turbadora por otro, logrando una labor intensa que estimula al público y acompaña el film en los momentos oportunos. Los planos y movimientos de cámara consuman una estupenda labor técnica mediante el uso de las grúas, avanti, retroceso, generales, panorámicos, reconocimiento, ascendente, descendente, seguimiento, circulares, rotación y detalles que sacan lo mejor de la historia y las interpretaciones. Cabe destacar también, los efectos visuales y de sonido sorprendentes y algo sobrecogedores en alguna escena y otros que enardecen la sangre y la violencia al más puro estilo del director.

Las actuaciones son competentes y están bien trabajadas. Como protagonistas Mia Wasikowska está creíble en el papel de una joven sensible, Jessica Chastain está notable y auténtica en su labor de mujer fría y manipuladora y Tom Hiddleston está admirable en un acertado papel, siendo buenos los acompañamientos de Charlie Hunnam, Doug Jones, Javier Botet, Jim Beaver y Burn Gorman entre otros. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones magníficos en sus ropas de época, que son elegantes y pomposas y marcan la alta clase social, junto con unos decorados pavorosos que te transportan eficazmente in situ.

El guion, escrito por el director junto con Matthew Robbins y Lucinda Coxon, va creando poco a poco interés pero no llega a ser notable en lo que expone en ningún momento, llevando a cabo una historia que no llega a dar miedo y que además tiene detalles en los que se copia de algún film de Hitchcock o a otras conocidas películas del género, finalizando una cinta que técnica y visualmente es muy competente y atractiva pero cuya historia es algo floja y carente de más fuerza e interés, satisfaciendo tan solo a medias al espectador. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off profunda y apenada que muestra la desesperanza en un impoluto trabajo equilibrado, que muestra la educación y cortesía que tienen los personajes de época.

En conclusión, la considero una obra atractiva visualmente hablando y técnicamente notable que sin embargo se queda a medias en una trama que no crea gran interés y tampoco asusta a nadie, logrando entretener solo a ratos y desde luego solo a los cinéfilos menos exigentes. Recomendable por su dirección, actuaciones, fotografía, música, efectos, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que convierten a La cumbre escarlata, en un film que podría haberse lucido más si su historia hubiera estado acorde con su trabajo técnico.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 6 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (1 vote cast)
La cumbre escarlata (2015), 6.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *