La gran prueba (1956)

la gran prueba

La gran prueba (1956) de William Wyler es un drama de aventuras que narra la historia de una familia de cuáqueros en la guerra de secesión americana. Dirigida con un ritmo majestuoso y con el estilo característico y personal de Wyler, es una obra estupenda y hermosa aunque algo lineal, mostrando las dificultades que pasa esta familia en esos tiempos difíciles por sus costumbres y decisiones en contra de sus creencias religiosas por parte de algunos miembros de la familia, cumpliendo con una trama agradable. Realizada de modo competente tiene un resultado bello que no defrauda.

La fotografía es lumínica y hermosa al exhibir imágenes rurales que evocan al siglo XIX, siendo por tanto alusiva y naturista y dando un toque vistoso que da confort al film. La música es melódica y deleitosa en su acompañamiento de la acción, agradando la película con unos sonidos encantadores que tranquilizan la trama. Los planos y movimientos de cámara cumplen con un sobrio y elegante trabajo técnico a través del uso del reconocimiento, travellings, primeros planos, generales, detalles y subjetivos.

Las actuaciones son impecables y magníficas. Como protagonistas Gary Cooper está auténtico y trabaja con carisma e integridad, Dorothy McGuire está remarcable como ama de casa y Anthony Perkins admirable en una cumplidora labor, siendo eficientes los acompañamientos de Marjorie Main y Richard Eyer entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones evocadores a la época en cuestión bien cuidados en detalles según el personaje, al igual que los decorados, que te transportan in situ en una tarea digna de elogio.

El guion, escrito por Michael Wilson y basado en la novela de Jessamyn West, es espléndido en una acertada labor cercana al mostrar la vida de una familia de cuáqueros cuando se encuentran en dificultades y tienen que hacer cosas en contra de sus creencias religiosas, creando la atmósfera idónea para la trama en una película notable, aunque en esta ocasión este trabajo de Wyler no sea de los mejores. Esto se lleva a cabo con una narrativa con voz en off afable al principio y el resto con tono familiar y acogedor, aunque varía según la religión de la persona en un variado trabajo que agrada escuchar.

En definitiva, la considero una competente y bella obra de Wyler que, aunque no sea de las más destacables o reconocibles de su carrera, tiene detalles magníficos y unas estupendas interpretaciones entre las que destaca un enorme y carismático Gary Cooper. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, vestuarios y narrativa que convierten a La gran prueba, en un buen film aunque algo lineal y tradicional que gustará a todos los cinéfilos clásicos y en especial a los seguidores del director.

 PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
La gran prueba (1956), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *