La heredera (1949)

la heredera

La heredera (1949) de William Wyler es un drama romántico basado en una herencia familiar en el siglo XIX. Dirigida con un ritmo sosegado y con un estilo personal y clásico, es una de las mejores cintas del director por llevar a cabo un melodrama de gran calibre y enormes interpretaciones que cautivarán a todos los cinéfilos clásicos por su gran belleza y mensaje que no pasa desapercibido. Realizada de forma excepcional tiene un resultado extraordinario que cala irremediablemente en los amantes del género.

La fotografía en blanco y negro es alusiva al momento y lugar en cuestión gracias a unas hermosas imágenes repleta de detalles inspiradores que dan esplendor a un film maravilloso. La música es bella y melódica al tener unos sonidos confortantes que dan encanto a la película y también emotividad según el momento de la acción, en un soberbio acompañamiento musical. Los planos y movimientos de cámara completan un trabajo elegante a través del uso del reconocimiento, seguimiento, avanti, retroceso y generales que muestran lo mejor de la trama con mucha sobriedad y acierto.

Las actuaciones son deslumbrantes y admirables. Como protagonistas Olivia de Havilland trabaja con sensibilidad e inocencia al principio y con más indolencia después, Montgomery Clift está reluciente en un papel con oscuridad psicológica y Ralph Richardson remarcable en su labor de padre, siendo señaladas las interpretaciones de Miriam Hopkins y Vanessa Brown entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones sugestivos y distinguidos de la época al igual que los lujosos decorados, que marcan la alta clase social a la que pertenecen los protagonistas y te transporta con ello in situ.

El guion, escrito por Ruth y August Goetz, está basado en la novela de Henry James y es apasionante por mostrar una supuesta historia de amor en la que la herencia de ella juega un papel determinante en el desenlace, cumpliendo con un argumento incitador y lleno de insidias en un tortuoso desarrollo que la vuelven una cinta irresistible y bien trabajada. Esto se lleva a cabo con una narrativa intachable repleta de un lenguaje respetuoso pero que en ocasiones tiene interés oculto, dando mayor interés a un film de los que no se olvidan.

Concluyendo, la considero una obra inmortal e insustituible no solo en la filmografía del director, sino del cine en general. Con 4 oscars que avalan su éxito al ser un clásico con una trama provocadora en su interior que juega con la ambición por el dinero y exhibe lo que se es capaz de hacer por tal de conseguirlo. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, vestuarios, caracterizaciones, decorados y narrativa que hacen de La heredera, un film que encantará a los cinéfilos clásicos amantes de los melodramas insanos que no se olvidan.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
La heredera (1949), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *