La loba (1941)

la loba

La loba (1941) de William Wyler es un drama sureño notable en la filmografía del director. Dirigida con un ritmo moderado y con el estilo personal y característico de Wyler, es una obra que muestra la avaricia y el egoísmo cuando hay dinero  de por medio en una herencia familiar, allanando el camino a la gran Bette Davis para mostrar sus uñas y fuerte carácter. Realizada de manera impecable tiene un resultado excepcional que cautivará a los cinéfilos clásicos y a los buscadores de películas incitadoras.

La fotografía en blanco y negro es elegante y evocadora al estar cuidada en detalles que son espléndidos y te transportan in situ. La música es melódica en sus sonidos clásicos y bellos que dan confort y acompañan el film de modo magistral según la acción, dando emotividad en los momentos oportunos. Los planos y movimientos de cámara completan una notable labor técnica a través del uso de los generales, avanti, seguimiento, subjetivos, detalles y tercera persona en una sobria y certera labor.

Las actuaciones son soberbias y magníficas. Como protagonista Bette Davis trabaja con personalidad propia en un oscuro papel en el que brilla con luz propia y Teresa Wright está sensible y encantadora en una enorme tarea, siendo remarcables los acompañamientos de Herbert Marshall, Patricia Collinge, Dan Duryea y Charles Dingle. Para estos emplea la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones distinguidas y sugerentes a la época en cuestión, al igual que los decorados impolutos que marcan la alta clase social de los protagonistas.

El guion, escrito por Lillian Hellman, es sustancioso al mostrar una trama enrevesada por el reparto de una herencia, dejando clara la personalidad de cada uno de los protagonistas y concluyendo con ello una labor provocadora que atrapa la atención del público en una cinta que va de menos a más. Esto se lleva a cabo con una narrativa insidiosa y oculta en la que constantemente se insinúa la intención de cada miembro de la familia, en una tarea lingüística intachable en la que luce el sarcasmo y la mordacidad que produce el egoísmo y la maldad de cada uno de ellos.

En definitiva, la considero una de las obras imprescindibles e inolvidables de William Wyler, con una de esas tramas que señalan la maldad de las personas y lo que son capaces de hacer por el dinero de una herencia, utilizando todos los componentes necesarios para atrapar la total atención del público y mantenerlo pegado al asiento. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que vuelven a La loba, un film que encandilará a los cinéfilos clásicos que busquen dramas incitadores y bien llevados.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
La loba (1941), 9.0 out of 10 based on 2 ratings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *