La noche del cazador (1955)

la noche del cazador

La noche del cazador (1955) de Charles Laughton es un thriller de intriga y cine negro sobresaliente y de visión obligada. Dirigida con un ritmo dinámico y con un estilo exquisito, está confeccionada a la perfección incluso siendo la primera y única obra como director, consiguiendo un film eminente para cualquier cinéfilo buscador de obras inolvidables y necesarias para puro disfrute fílmico. Realizada de forma irresistible tiene un resultado excepcional que la colocan como una de las cintas indispensables del séptimo arte.

La fotografía en blanco y negro es sensacional y está llena de multitud de detalles maravillosos, al tener imágenes soberbias y hacer un excelente uso de los claroscuros que llaman la atención con gran belleza. La música es profunda e hipnótica y tiene sonidos estimulantes llenos de armonías amenazadoras que enardecen, completando un inmejorable acompañamiento de la historia. Los planos y movimientos de cámara consuman un espléndido trabajo técnico mediante el uso del avanti, retroceso, planos detalle y en menor medida pero de modo magistral los panorámicos, reconocimiento, subjetivos, primera persona y generales en una inteligente labor.

Las actuaciones son cautivadoras. Como protagonista Robert Mitchum esta implacable y persuasivo en un papel inolvidable y son estupendos los acompañamientos de Billy Chapin, Sally Ann Bruce, Shelley Winters, Lillian Gish, Peter Graves, Evely Varden y James Gleason. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones clásicos que son formales y evocadores, transportándote al momento y lugar gracias también a unos notables decorados para la época.

El guion, escrito por James Agee y basado en la novela de David Grubb, es inspirador e insuperable, gracias a una trama penetrante llena de intriga de principio a fin y dando inquietud y turbando al público con una historia provocadora y absorbente que apasiona y no pasa de moda. Esto se argumentado de un modo en el que, el suspense y la asfixia que produce el personaje principal queda en la retina de todos los públicos. Esto es llevado a cabo con una narrativa insidiosa y clásica y por supuesto con un lenguaje tenebroso por parte de Robert Mitchum que persuade al resto de personajes con su verborrea bíblica.

Para finalizar, la considero una obra inmortal e insustituible en el séptimo arte y desde luego de visión obligada para cualquier cinéfilo ávido del más puro cine clásico de un director, cuya única pena fue que no hubiera realizado más cine de este calado. Muy recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, planos, movimientos de cámara y narrativa que hacen de La noche del cazador, una de las mejores películas de la historia tanto dentro del cine negro como del thriller de intriga y que además conquistará, a cualquiera que se aventure a descubrirla.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 10 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
La noche del cazador (1955), 10.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *