La prima Angélica (1973)

                                                   la prima angélica

La prima Angélica (1973) de Carlos Saura es un drama basado en un hombre que vuelve a su pueblo natal para dejar los restos de su madre muerta 20 años antes en el panteón familiar, y una vez allí, recuerda un verano de su infancia que paso con su prima Angélica de la que sigue enamorado desde entonces, todo ello con el trasfondo histórico de la guerra civil española. Dirigida con un ritmo pausado y con un estilo melancólico y enrarecido, es una obra hermosa y profunda por hacernos ver mediante flash-back recordatorios la infancia del protagonista durante un mes de verano de su infancia, logrando mantener al público expectante no de su desenlace sino del desarrollo de los personajes y el film, concluyendo uno de las mejores y más intimistas películas del director para deleite de todos sus seguidores y los admiradores del género.

La fotografía es lumínica y evocadora al lugar al estar repleta de detalles, mostrando también algunas imágenes enigmáticas y hermosas que confortan al hacer gran uso de los claroscuros. La música de niños e infantil acompaña el comienzo de la película, siendo el resto clásico en sus sonidos dulces que agradan por sus canciones folklóricas que suenan en el film en los momentos oportunos. Los planos y movimientos de cámara consuman una labor técnica particular y propia del director mediante el uso de la cámara en mano, avanti, panorámicos, generales, retroceso, detalles, seguimiento, primeros planos y reconocimiento que sacan lo mejor de las interpretaciones. Cabe destacar también, algunos efectos visuales competentes que enardecen la sangre y la violencia.

Las actuaciones son remarcables y convincentes. Como protagonistas José Luis López Vázquez está deslumbrante y admirable en otro gran papel y Lina Canalejas está natural e irreprochable en su labor, siendo destacables los acompañamientos de Fernando Delgado, Julieta Serrano, Lola Cardona, Josefina Díaz, José Luis Heredia y Encarna Paso entre otros. Emplea para estos la dirección artística unos vestuarios y caracterizaciones elegantes en su mayoría y más humiles o de servidumbre en el resto, además son sugestivos de las dos épocas narradas en un notable trabajo que junto con los decorados y exteriores te transportan in situ.

El guion, escrito por el director junto con Rafael Azcona, es nostálgico al mostrar como un adulto vuelve a enterrar en el panteón familiar a su madre y revive un mes de verano de su infancia en el que hizo algo más que buena amistad con su prima Angélica, rememorando esos días ya de adulto con su prima para cautivar a los melancólicos y buscadores de dramas profundos y finalizando con esa premisa un film agradable e inspirador. Esto se lleva a cabo con una narrativa intrigante e impoluta que añade misterio al film de forma natural y desde luego nostalgia al ser siempre en un tono desesperanzado. Cabe señalar también, el montaje con flash-backs recordatorios continuos y melancólicos para insinuar al espectador el pasado en común de los protagonistas como parte de una labor personal y desde luego original.

Para finalizar, la considero una obra inmortal y esencial en la filmografía del director que gusta por ser nostálgica y profunda en su viaje a la infancia para cautivar al espectador con el estilo particular e intimista de Saura a la hora de mostrar con sinceridad sus pensamientos e inquietudes. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, música, montaje, planos, movimientos de cámara, vestuarios, caracterizaciones y narrativa que vuelven a La prima Angélica, un film recordable y notable tanto en lo que expone como en el cómo lo expone.

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 7 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (1 vote cast)
La prima Angélica (1973), 7.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *