La reina de África (1951)

la reina de africa

La reina de África (1951) de John Huston es una película romántica de aventuras basada en África en la primera guerra mundial. Dirigida con un ritmo dinámico y con un estilo particular y distinto por donde y cómo se desarrolla la trama, es una obra asombrosa en su realización que consigue definir un trabajo soberbio que cautiva a todos los amantes del cine clásico por ser apasionante y tener un tándem protagonista inigualable. Realizada de modo portentoso tiene un resultado excepcional de visión obligada para cualquier cinéfilo clásico.

La fotografía en color es alusiva y tiene gran cantidad de detalles llamativos en su interior, cumpliendo con una labor repleta de matices que estimula al público con imágenes de la naturaleza. La música es competente e inquietante en los momentos oportunos, consumando un idóneo y alarmante trabajo que tiene sonidos penetrante e incluso en ocasiones excesivos. Los planos y movimientos de cámara consuman una estupenda labor técnica que da gran realismo a la acción. Cabe señalar también, unos efectos discretos pero muy efectivos para la época.

Las actuaciones son auténticas y dignas de elogio. Como protagonistas Humphrey Bogart está deslumbrante y remarcable en una labor por la que ganó su único oscar y Katherine Hepburn trabaja con carácter y personalidad propia en una tarea cautivadora, formando ambos un magnífico tándem y contando también con los acompañamientos de Robert Morley, Peter Bull, Theodoro Bikel y Walter Gotell. Emplea para estos unos vestuarios y caracterizaciones elegantes en unos momentos y carentes en otros, según el momento y lugar donde se desarrolle la acción.

El guion, escrito por James Agee y basado en la novela de C.S. Forester, es atractivo y apasionante por la historia de aventuras que tiene en su interior que entretiene y arrolla al público eficazmente, además, tiene toques alarmantes y belicosos que tienen un espléndido resultado, concluyendo una obra reconocida que no defrauda ni al cinéfilo más exigente. Esto se lleva a cabo con una narrativa expresiva e insidiosa que tiene en su interior diálogos espontáneos y naturales.

En conclusión, la considero una obra indeleble e inmortal por tener una historia apasionante en su interior tanto por la trama como por la historia que surge entre los protagonistas que no dejará a nadie indiferente, ya que no solo es una de las cintas más reconocidas del director, sino que además también es una de las mejores. Recomendable por su dirección, guion, actuaciones, fotografía, planos, movimientos de cámara, caracterizaciones y narrativa que convierten a La reina de África, en una obra indispensable en la historia del séptimo arte, ya que será del agrado de todo buen cinéfilo clásico

PUNTUACIÓN DEL CINE DE RAMÓN 8 SOBRE 10

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (1 vote cast)
La reina de África (1951), 8.0 out of 10 based on 1 rating

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *